Se contagian las limosnas de joyas al Ejército de Salvación

Lo que comenzó con una viuda dejando caer silenciosamente sus anillos de boda en una caldera de donativos del Ejército de Salvación en Boston ha dado lugar a otros actos espontáneos de generosidad con joyería en esta temporada.

La limosna de diamante original tomó un nuevo giro esta semana, cuando una donante australiana que pidió el anonimato depositó un pendiente en forma de cruz y con diamantes incrustados, valorado en 1.500 dólares, en una de las emblemáticas calderas rojas de la organización de caridad.

La generosa mujer dijo que se inspiró en la viuda que dio sus anillos de boda y de compromiso de diamantes a principios de mes y que pidió que los ingresos se utilizaran para comprar juguetes para los niños pobres. Esto fue seguido por otra viuda, que donó 21.000 dólares --10 veces más que el valor de los anillos-- para que esas joyas donadas fueran devueltas a la propietaria original.

"Está ocurriendo algo especial aquí en Boston", dijo el capitán del Ejército de Salvación Myron Smith, quien encontró el último regalo de joyas caras mientras vaciaba un caldero fuera de un supermercado en las afueras de Brookline.

"Estamos bendecidos y abrumados con esta última donación", dijo. "Es genial ver a los bostonianos inspirados en actos de generosidad durante esta temporada".

El Ejército de Salvación dijo el martes que la mujer australiana donó su pendiente para agradecer a los bostonianos por la forma cálida en la que le dieron la bienvenida cuando ella y su hijo mudaron recientemente a la ciudad.