Argentina bajará precio combustibles en enero

El gobierno argentino anunció el martes una bajada del precio de los combustibles del 5% a partir del primero de enero en el marco de la caída del valor del crudo en el mercado internacional.

El ministro de Economía Axel Kicillof afirmó en una rueda de prensa que se produjo "una caída tan fuerte e inesperada del precio del petróleo que tiene efectos económicos y sectoriales a lo largo y ancho del planeta".

Kicillof, quien estaba acompañado por el ministro de Planificación Julio de Vido dijo que la "baja del precio en pesos en surtidor" para gasolinas y gasoil se acordó con las provincias productoras de hidrocarburos, empresas productoras, gasolineras y sindicatos.

A raíz de ese acuerdo logrado el lunes se dispuso una reducción de siete dólares en el valor del barril de crudo (en la actualidad cotiza en 84 dólares), la instrumentación de impuestos móviles a las exportaciones de crudo y una baja del impuesto a los combustibles a cambio de que las empresas mantengan el nivel de actividad y de empleo.

La gasolina super cotiza en las gasolineras de YPF, la mayor petrolera argentina, a unos 11,91 pesos el litro (1,39 dólares).

"Esto es un esfuerzo compartido porque el gobierno también va a hacer una contribución para que bajen las naftas y el petróleo...va a haber un sacrificio de ingresos fiscales en un marco de la situación comprometida del sector petrolero", dijo Kicillof.

Los ministros señalaron que también se aplicarán "estímulos (para las empresas) por producción y exportaciones".

La finalidad es que la caída del valor internacional de crudo repercuta favorablemente en la economía de la gente y sostener la actividad sin pérdida de puestos de trabajo.

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, afirmó previamente que la reducción del precio del combustible es una "muy buena noticia" de cara al año próximo y que ese recorte debería incidir en "toda la cadena productiva".

Argentina sufre un estancamiento de su economía y una inflación que según analistas privados es de entre 30 y 40% anual, en contraste con las estimaciones del gobierno que son de en torno a 24%.

Sin embargo, el secretario de la Federación de Expendedores de Combustibles, Raúl Castellano, dijo a la prensa que la medida tendrá un "impacto directo" sobre la rentabilidad de las estaciones de servicio y que en el sector hay objeciones porque las compañías petroleras obtendrán una compensación por el precio al cual van a vender mientras que no les ocurrirá lo mismo a las expendedoras.

El crudo de referencia cotiza a 55,26 dólares por barril en Nueva York.