Perú suspende la pesca de anchoveta

Perú suspendió la pesca de anchoveta porque los peces adultos se han alejado por el calentamiento del mar en comparación con años anteriores, dijo el lunes el gobierno.

Se "mantendrá el cierre de la pesquería...de la anchoveta, hasta que las condiciones ambientales hayan retornado a la normalidad y la anchoveta evidencie una franca recuperación", explicó un comunicado enviado a la AP por el ministerio de la Producción.

El gobierno explicó que desde fines de 2013 la mayoritaria presencia de anchovetas juveniles, cuya extracción está prohibida por ley, se debe a la acumulación de ondas Kelvin, o masas de agua caliente, "en una frecuencia mayor a la de años anteriores". Este fenómeno "impactó al ecosistema marino, reduciendo la abundancia de alimento (plancton) y una disminución considerable de la disponibilidad de anchoveta", dijo el comunicado.

En noviembre el ministro de la Producción y Pesquería, Piero Ghezzi, dijo a corresponsales extranjeros que "el gran problema de la industria en este momento es que casi no existe anchoveta en el mar, encontramos...1,5 millones de toneladas métricas de biomasa de anchoveta cuando lo normal es encontrar casi 10 millones".

Perú es uno de los principales exportadores mundiales de harina y aceite de pescado, producidos tras procesar la anchoveta, que va principalmente al mercado de China para alimentar peces criados en granjas marinas.

Debido a la incertidumbre en la extracción del pez peruano, la tonelada métrica de harina de anchoveta alcanzó el precio récord promedio de 2.400 dólares en el mercado mundial.

Entre los principales grupos pesqueros asentados en Perú que dominan la extracción de anchovetas para transformarlas en harina figuran la local Tecnológica de Alimentos, la asiática China Fishery Group y la noruega Austevoll Seafood ASA.