Político oficialista de 88 años gana las elecciones en Túnez

Un experimentado político de 88 años de edad fue elegido presidente de Túnez, un país cuya gente joven sacudió al mundo en 2011 por derrocar a un dictador que llevaba 73 años en el poder en un movimiento que dio paso a la llamada Primavera Árabe en toda la región.

El resultado de las elecciones es parte de un anhelo de Túnez por regresar a la estabilidad: después de cuatro duros años de transición democrática, violencia y crisis económicas, esta revolución juvenil se ha convertido en un símbolo del antiguo régimen.

Beji Caid Essebsi ganó 55,68% de los votos, según los resultados difundidos el lunes. Durante su campaña prometió restaurar el "prestigio del Estado", evocando el legado del padre fundador de Túnez Habib Bourguiba que construyó el país y educó a su gente pero admitía poca oposición.

Essebsi derrotó al activista de derechos humanos que se convirtió en el presidente interino después de la revolución, Moncef Marzouki, que ganó 44,32% de los votos.

De todos los países que experimentaron la Primavera Árabe, una serie de movilizaciones a favor de la democracia, sólo la transición en Túnez se ha mantenido en marcha, pero todavía se ve afectada por la crisis en la región.

Mientras los problemas económicos crecían y los extremistas comenzaron a asesinar a políticos en 2013, el partido islamista moderado Ennahda (Renacimiento) y su aliado Marzouki perdieron popularidad.

"Es el fracaso de Marzouki lo que hizo que Essebsi se viera como un estadista que ayudaría a los tunecinos a enfrentar y lidiar con estos grandes desafíos", dijo Kamel Labidi, ex periodista y activista a favor de la libertad expresión, lo que explica la popularidad de Essebsi y su partido Nida Tunis (Llamado de Túnez).

Advirtió, sin embargo, que muchos en Nida Tunis, un conjunto disperso de ex funcionarios del antiguo régimen y sindicalistas, no son conocidos por preocuparse por los derechos humanos y el mismo Essebsi nunca habló en contra del régimen autocrático de Bourguiba o su sucesor Zine El Abdine Ben Ali .

La victoria de Nida Tunis en las elecciones parlamentarias de octubre dará Essebsi un poder sin precedentes para dar forma al país, ya que dominará tanto el poder Ejecutivo como el Legislativo.