Silvio Rodríguez le canta a los liberados por EEUU

Podría haber sido uno más de los conciertos que Silvio Rodriguez ofrece por decenas de barrios de Cuba, pero el que dio el sábado por la noche se convirtió en un homenaje a los cinco agentes de inteligencia que estuvieron presos por años en Estados Unidos y que hace unos días volvieron a encontrarse todos libres en la isla.

El afamado trovador cubano ofreció un concierto en el estacionamiento del Parque Latinoamericano, un estadio localizado en un barrio de La Habana, y tuvo como invitados a quienes aquí son conocidos como "Los cinco". Los últimos tres de ellos fueron liberados esta semana como parte de un intercambio que marcó también el inicio de una nueva relación diplomática entre Cuba y Estados Unidos.

"Ha coincidido con un momento histórico para nuestro país", dijo Rodríguez sobre el concierto. "Tenemos el privilegio de tener entre nosotros a nuestros cinco hermanos", añadió y de inmediato comenzaron a sonar aplausos y gritos de las cientos de personas que asistieron al lugar.

Rodríguez era un promotor de la liberación de los agentes que en la isla son considerados simplemente como "héroes".

"Esto que iba a ser un concierto más en un barrio habanero", dijo el cantante sobre la presentación número 62 de una campaña iniciada hace cuatro años para llevar su música de manera gratuita a zonas populares de toda la isla.

El cantautor interpretó una veintena de canciones, incluidas sus clásicas como "El Papalote", "Mariposas", "Óleo de mujer con sombrero", "El Mayor" y "Ojalá", aunque el momento más emotivo fue cuando más de una hora después de iniciado el concierto Rodríguez invitó al escenario a los cinco para interpretar "El necio", que dijeron se convirtió en su "himno" cuando estuvieron presos.

Gerardo Rodríguez, uno de los últimos tres agentes liberados esta semana y quien cumplía dos cadenas perpetuas más 15 años de prisión, tomó el micrófono y dijo que luego de que en septiembre de 1998 fueran detenidos y recluidos en pequeñas celdas y sin comunicación, esa canción fue como un "himno de resistencia" de todos.

"Hasta hoy sólo escuchar sus acordes o parte de su letra basta despertar en nosotros ese orgullo inmenso de ser cubano y de ser revolucionario", dijo Rodríguez entre los aplausos que muchos segundos después se apagaron sólo para escuchar a los cinco entonar la letra: "... ¡yo no sé lo que es el destino... yo me muero como viví!".

El caso de "Los cinco" fue uno de los principales puntos de tensión entre Washington y La Habana. Cuba siempre sostuvo que son héroes infiltrados para evitar las acciones de grupos anticastristas violentos de La Florida.

Para Estados Unidos eran agentes de inteligencia de la llamada "Red Avispa" que funcionó en la Florida en la década de 1990. Los cinco fueron detenidos en 1998 y condenados por conspiración, asociación ilícita, no inscribirse como agentes extranjeros y otros delitos.

Los tres que faltaban fueron liberados a cambio de un espía cubano que había pasado cerca de 20 años en prisión luego de trabajar para Estados Unidos.

"A mí me pareció muy emotivo y muy bonito", dijo Yasser Janet, un animador cinematográfico de la televisión cubana de 33 años. "Es la segunda vez que yo veo a Silvio en vivo y fue muy especial porque ahí estaban los cinco héroes de aquí", añadió al final del concierto.