Santa Fe por octavo título ante Independiente Medellín

Santa Fe de Bogotá, con su estrella Omar Pérez en duda por lesión pero con ventaja 2-1 tras el partido de ida de la final del torneo Clausura, buscará el domingo contra Independiente Medellín su octavo título del fútbol colombiano.

El argentino Pérez, figura clave del "Expreso Rojo", se lastimó el pie izquierdo en el primer tiempo del partido en Medellín. Fue relevado por Armando Vargas, quien hizo las jugadas previas a los goles de la victoria y fue la figura el miércoles en el estadio Atanasio Girardot.

"Las ganas (de jugar) superan todo, quiero estar el domingo, obviamente mientras el técnico no me saque, nunca voy a decir que no voy a estar", indicó Pérez en el portal del equipo cardenal.

Santa Fe alcanzó su séptima corona en el Apertura de 2012 ante el Deportivo Pasto, después de 37 años de frustraciones. Obtuvo la primera corona en 1948 cuando arrancó el balompié profesional en Colombia.

El técnico Gustavo Costas pidió a los hombres de Santa Fe olvidar el triunfalismo e insistió que "todavía no hemos ganado nada, la serie está abierta, hay un gol de diferencia y dimos un paso importante".

Si la serie se iguala se recurrirá a la instancia de los penales.

Costas asumió el mando de Santa Fe a mediados de temporada y pronto lo convirtió en protagonista, pero sufrió para llegar a la final.

El onceno bogotano doblegó 1-0 a Atlético Nacional el domingo cuando apenas restaban cinco minutos, y de paso frustró la posibilidad del modesto Atlético Huila de ser el contrincante del Medellín.

Medellín, por su lado, procura su sexto gallardete, y primero desde 2009.

Hernán Torres, el estratega del Medellín, apuesta a una reacción grande de sus hombres para revertir la desventaja.

"Quedan 95 minutos (incluyó el tiempo de descuento) y hay que salir a pelearlos", manifestó.

Las esperanzas de Medellín giran en torno al cañonero argentino Germán Ezequiel Cano, hombre gol del torneo con 16 dianas.

Cano puso transitoriamente arriba a Medellín en el choque de ida, pero luego el equipo declinó y dos fallas dieron paso a la derrota.

La expectativa es grande y la alcaldía de Bogotá dispuso ley seca en la ciudad de más de siete millones de habitantes desde el domingo hasta el lunes temprano, para tratar de limitar los riesgos de incidentes graves.

El aparato de seguridad es mayúsculo pero no habrá prohibición para que lleguen a Bogotá hinchas de Medellín.

La custodia del estadio El Campín y su entorno estará a cargo de 3.000 hombres.

El juego se iniciará a las 22.30 GMT.