Castro: Hay avance con EEUU, pero falta el embargo

El presidente Raúl Castro aseguró el sábado que Cuba y Estados Unidos dieron un paso para normalizar sus relaciones, pero aseguró que aún está pendiente por resolver lo más importante para la isla: quitar el embargo económico.

En la sesión de clausura de la Asamblea Nacional, el parlamento, el mandatario cubano reconoció que el levantamiento del embargo, las sanciones impuestas por Estados Unidos a la isla hace más de cinco décadas, "será una lucha larga y difícil" que también necesitará de la movilización de la comunidad internacional y de la sociedad estadounidense para poder lograrse.

"Se ha dado un paso importante, pero queda por resolver lo esencial, que es el cese del bloqueo económico, comercial y financiero contra Cuba, recrudecido en los últimos años en particular en el ámbito de las transacciones financieras", afirmó Castro.

Sin embargo, subrayó que la decisión de restablecer relaciones diplomáticas con Estados Unidos no significa que Cuba renunciará a las ideas socialistas que han marcado el rumbo de esa nación por más de medio siglo.

"No debe pretenderse que para mejorarse las relaciones con los Estados Unidos, Cuba renuncie a las ideas por las que ha luchado", dijo el mandatario durante la ceremonia de clausura de las sesiones de la Asamblea Nacional, tres días después del histórico anuncio que de manera simultánea hicieron él y su colega estadounidense Barack Obama.

Cuba fue declarada como una nación socialista en abril de 1961, poco más de tres meses después de que Estados Unidos rompiera relaciones con la isla y cerrara su embajada, un año después se dispuso el embargo total que fue convirtiéndose en un entramado de leyes y sanciones por la cual los estadounidenses no pueden viajar a la isla y las empresas tienen prohibido el comercio bilateral o a través de terceros países.

Castro aseguró que su país está dispuesto a hablar sobre cualquier tema, pero eso significa que también se debe abordar la situación en Estados Unidos en base al respeto mutuo por sus diferencias. "Tenemos firmes convicciones y muchas preocupaciones sobre lo que ocurre en los Estados Unidos en materia de democracia y derechos humanos y aceptamos conversar sobre las bases enunciadas acerca de cualquier tema", afirmó.

Esta es la primera comparecencia de Castro luego de que él y el mandatario estadounidense, Barack Obama, anunciaran esta semana el restablecimiento de las relaciones diplomáticas y se liberara al contratista norteamericano Alan Gross, preso en la isla por traer ilegalmente equipos satelitales con el objetivo de montar redes de internet y la excarcelación de tres agentes cubanos condenados con penas severas en el vecino país.

Los agentes, Gerardo Hernández, Antonio Guerrero y Ramón Labañino junto a René González y Fernando González --liberados previamente_, conforman "Los Cinco" y cuya causa marcó la política cubana hacia Estados Unidos. Considerados héroes, su misión, cuando fueron descubiertos, era infiltrarse en los grupos anticastristas violentos de Florida.

Castro y los casi 600 diputados recibieron de pie a los cinco, aplaudiendo y dándoles vítores.

"La revolución nunca ha perdido una batalla", dijo a la AP Guerrero, para quien su liberación y la de sus compañeros tiene un enorme valor. "Significa el reconocimiento de que nosotros como país pequeño tenemos derecho a tener las relaciones y a tener nuestro sistema y a que nadie venga a quereros imponer y a decir que tenemos que hacer".

Vestido de guayabera también llegó al parlamento Elián González, quien cuando era un niño "balserito" estuvo en el centro de una batalla sobre su custodia en Miami en 2000 y ahora es un joven estudiante de ingeniería industrial.

El parlamento, sin embargo, tuvo una silla vacía, como sucedió en casi todas las sesiones plenarias --son dos veces al año_: la que corresponde al ex presidente Fidel Castro, actualmente de 88 años de edad y retirado del poder, pero líder indiscutido de la revolución.

En la víspera, al inicio de las sesiones, los diputados aprobaron por unanimidad una declaración en la cual avalaron la decisión de Castro de normalizar las relaciones.

Muchos de los legisladores destacaron las dificultades que todavía persisten como el embargo.

"Es algo que comienza ahora", dijo el diputado y vicepresidente Ricardo Cabrisas para quien si bien la normalización es algo positivo se debe ser cauto. "Hay que esperar, lo que sí no abandonaremos es a nuestros antiguos socios".

Mientras otros miraron el futuro con expectativa.

"En Cuba hay un sentimiento antiimperialista pero no antinorteamericano", manifestó el diputado e historiador, Eusebio Leal. "Esta dinamitado en su base...el bloqueo se derrumba solo porque es más ponderosa la fuerza de la Amistad", agregó.

___

Los corresponsales de The Associated Press Eduardo Castillo y Anne-Marie Garcia contribuyeron con este despacho

___

Andrea Rodríguez está en Twitter como: https://twitter.com/ARodriguezAP