Rusia tacha de inútiles las nuevas sanciones de EEUU

Rusia restó importancia el sábado a las nuevas sanciones estadounidenses, tachándolas de inútiles, e insistió en que está preparada para esperar todo el tiempo que sea necesario para que Estados Unidos reconozca su derecho histórico sobre la península de Crimea.

Después de varias rondas de sanciones este año, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, aprobó el viernes nuevas restricciones por el asunto de Crimea, anexionada por Rusia en marzo tras un referendo apresurado.

El Ministerio de Exteriores de Rusia lamentó el sábado que "Estados Unidos y Canadá todavía no hayan podido aceptar los resultados de una votación libre en Crimea en marzo". El referéndum fue condenado por la comunidad internacional como ilegal y se realizó bajo los cañones de las tropas rusas.

Canadá anunció el viernes la prohibición de viajar para decenas de personas, así como restricciones a la exportación de tecnología utilizada en la industria petrolera de Rusia.

En una declaración concisa, Moscú insistió en que las nuevas sanciones no empujarán a Rusia a abandonar Crimea, ya que es una "parte histórica e integral de Rusia", y dijo que estaba trabajando en medidas no especificadas de represalia.

El ministerio ruso aludió a Cuba, diciendo que Estados Unidos tardó décadas para reanudar los lazos diplomáticos con la isla. "La Casa Blanca tomó medio siglo para admitir que el bloqueo a Cuba con sanciones era inútil, así que nosotros también podemos esperar" tanto como sea necesario para que Washington ceda, dijo el comunicado.

Las sanciones más recientes aprobadas por Obama prohíben a empresas e individuos estadounidenses exportar o importar bienes, servicios o tecnología hacia o desde Crimea.

Del mismo modo, las personas o empresas estadounidenses no podrán comprar bienes raíces o hacer negocios en Crimea ni financiar empresas de Crimea.

También fue congelado todo activo en Estados Unidos de personas que según el Departamento del Tesoro de Estados Unidos operan en Crimea.

La orden de Obama sigue a una prohibición de la Unión Europea sobre la inversión en Crimea y otras restricciones económicas, incluidas medidas destinadas a alejar a los turistas. Las nuevas medidas en materia de inversiones, servicios y comercio, anunciadas el jueves, reforzaron la reacción previa de la UE a la anexión rusa de la península.