Cinco cosas sobre exenciones fiscales fin de año en EEUU

En un ritual casi anual, el Congreso de Estados Unidos aprobó un paquete de última hora de exenciones fiscales, evitando a millones de empresas y particulares el pago de algunos impuestos apenas unas semanas antes de que comience el periodo de declaraciones.

El Congreso extiende estas exenciones cada uno o dos años, normalmente en el último momento, lo que provoca quejas de líderes empresariales cansados de la incertidumbre. El paquete de este año añadirá casi 42.000 millones de dólares al déficit presupuestario federal, según estimaciones del Congreso.

A continuación, cinco cosas a saber sobre el paquete de final de año, que el presidente, Barack Obama, firmó el viernes:

___

¿QUIÉN SE BENEFICIA?

Negocios grandes y pequeños, usuarios de transporte público, profesores que gastan su propio dinero en material escolar y personas que viven en estados sin impuestos estatales sobre los ingresos.

El paquete de 54 exenciones es una colección de provisiones cerradas dirigidas a grupos e industrias concretas, aglutinadas por unas pocas ventajas más amplias que benefician a millones de personas.

En total, afectan en torno a uno de cada seis contribuyentes, según el Tax Institute, la rama de investigación independiente de la firma H&R Block.

Entre las mejores ventajas para negocios está un crédito fiscal para investigación y desarrollo y una exención que permite a firmas financieras como bancos e inversoras proteger sus beneficios ganados en el extranjero de la Hacienda estadounidense. Varias cláusulas permiten a minoristas y otros negocios declarar como pérdidas inversiones de capital con más rapidez.

Otras provisiones más específicas incluyen exenciones para productores de cine y teatro, propietarios de circuitos NASCAR o de caballos de carreras, y para productores de ron en Puerto Rico e Islas Vírgenes.

Una protege a los propietarios de viviendas en problemas, que verán reducirse los impuestos relacionados con sus préstamos hipotecarios en concordancia con la deuda condonada.

___

¿POR QUÉ NO HACERLAS PERMANENTES?

Algunas de las cláusulas se diseñaron para ser temporales, pero poderosos grupos de presión las mantienen activas año tras año. Otra son populares pero caras, haciendo que algunos legisladores recelosos del déficit tengan reparos a hacerlas permanentes.

Una de las medidas más populares recompensa a las empresas por invertir en investigación y desarrollo. Demócratas y republicanos quieren hacerla permanente, pero las estimaciones del Congreso indican que costaría 156.000 millones de dólares en ingresos perdidos para el estado en la próxima década, de modo que se renueva cada uno o dos años, enmascarando su coste a largo plazo.

___

¿NO EXPIRARON YA LAS EXENCIONES FISCALES?

Sí, la inmensa mayoría expiró a comienzos de año. La ley aprobada de forma retroactiva las extiende hasta el final de este año, permitiendo a los contribuyentes acogerse a ellas en sus declaraciones de ingresos de 2014.

___

¿ES UNA BUENA POLÍTICA?

Los expertos en impuestos dicen que es una política terrible dejar que estas exenciones vayan expirando para luego renovarlas de forma retroactiva más tarde.

Por ejemplo, si las exenciones para investigación y desarrollo pretenden servir como incentivo, ¿cómo pueden hacerlo si durante la mayor parte del año estuvieron caducadas?

Además, las empresas se quejan de que resulta más difícil calcular los gastos sin saber con certeza si el Congreso renovará las cláusulas.

___

¿QUÉ PASA EL AÑO QUE VIENE?

Las exenciones vuelven a expirar el 1 de enero, creando más incertidumbre para el año que viene.

Los legisladores de ambos partidos dicen que quieren reformar la normativa fiscal, lo que podría implicar decidir sobre estas exenciones de una vez por todas. Eso sería una tarea difícil, incluso cuando un partido --los republicanos-- controla ambas cámaras.

Aunque el Congreso no logre hacer una reforma, los legisladores podrían tratar hacer permanentes algunas exenciones. Si fracasan, se verían de nuevo como este año, aprobando otro paquete temporal de última hora.

___

Stephen Ohlemacher está en Twitter como @stephenatap