CIDH condena Perú por detención y violencia a mujer

La Corte Interamericana de Derechos Humanos declaró responsable al Estado de Perú por la violación de los derechos humanos de Gladys Carol Espinoza Gonzales, quien denunció haber sido detenida arbitrariamente en 1993.

En la sentencia notificada este 18 de diciembre, la Corte determinó que a Espinoza se le violentaron sus derechos a la libertad personal, integridad personal, protección de la honra y dignidad, garantías judiciales y protección judicial.

Fue detenida el 17 de abril de 1993, sin que su detención fuese registrada adecuadamente ni notificada de cargos ni tener por espacio de 30 días la posibilidad de presentar algún recurso legal para su liberación, según la resolución de la corte, basada en San José.

Describió que la mujer "fue golpeada, amenazada" y trasladada a la entonces División de Investigación de Secuestros y a la Dirección Nacional Contra el Terrorismo, ambas de la Policía Nacional del Perú", detalló la Corte. Y también fue torturada y violentada sexualmente, y recluida entre 1996 y 200 sin acceso a atención médica y torturada nuevamente en 1999 durante una requisa.

La sentencia obliga a Perú a brindar tratamiento médico y sicológico gratuito a Espinoza, además de indemnizarla y que el país establezca un mecanismo de atención gratuita a todas las mujeres víctimas de violación sexual durante el conflicto armado interno peruano.