Escándalo en Marruecos por cancha inundada

El rey Mohammed VI de Marruecos suspendió el viernes al ministro de deportes y ordenó una investigación sobre las pésimas condiciones de la cancha del estadio Moulay Abdellah de Rabat, donde fuertes lluvias afectaron un partido por el Mundial de Clubes.

Los futbolistas de Cruz Azul de México y Wanderers de Sydney Occidental tuvieron que jugar en una cancha inundada por el agua el sábado pasado en un partido por los cuartos de final del Mundial de Clubes.

El sindicato internacional de futbolistas pidió a la FIFA que investigue, al señalar que las condiciones eran peligrosas para los jugadores. Los otros partidos programados para ese estadio fueron cambiados a Marrakech.

La prensa marroquí señaló que el estadio de la cancha en Rabat fuer una vergüenza para el país, y señaló que el estadio recientemente fue sometido a remodelaciones que costaron 25 millones de dólares.

La orden del rey, que fue publicada por la agencia estatal de noticias, se produjo después de una semana de críticas de parte de la prensa y el parlamento.

El ministro de deportes, Mohammed Ouzzine, culpó a la empresa española Valtech por su trabajo en la cancha, mientras que la compañía respondió que se trató de un problema con el drenaje, y dijo que habían advertido que la cancha no estaba lista para jugar.