Ley seca en Bogotá por final del fútbol

La alcaldía de Bogotá impuso la ley seca en la ciudad de más de siete millones de habitantes desde el domingo hasta el lunes temprano para tratar de limitar la violencia en el duelo entre Santa Fe e Independiente Medellín por la final del torneo Clausura del fútbol colombiano.

El encuentro generó inmensa expectativa y la alcaldía en coordinación con la policía, la Cruz Roja, Santa Fe y la División Mayor del fútbol, Dimayor, diseñó el aparato de seguridad. La ley seca es uno de los aspectos vitales, pero las autoridades señalaron que no prohibirán la entrada a la capital de hinchas del club de Medellín.

"Para Bogotá no se cierran las fronteras porque ésta medida genera más violencia y es una mala política tomar estas acciones", anunció el alcalde Gustavo Petro.

La alcaldía instalará 10 pantallas gigantes en distintos sectores de Bogotá.

El "Expreso Rojo" dio un paso gigante para conseguir su octavo gallardete tras triunfar el miércoles 2-1 en el estadio Atanasio Girardot, la casa del Medellín.

La policía destinó 3.000 hombres para custodiar el estadio y sus alrededores, y se sumarán a los agentes responsables de la seguridad de la capital colombiana.

La ey seca se aplicó en varias ciudades --en medio de muchas protestas-- en los partidos de Colombia en el pasado Mundial debido a los incidentes que dejaron muertos y heridos.