Suiza impone tasa negativa de interés

Tras la fuerte caída del rublo ruso, Suiza trató el jueves de evitar que el franco suizo supere los límites impuestos a la divisa con la implementación de una tasa de interés negativa a los depósitos de bancos comerciales.

La medida obliga a los bancos comerciales a pagar por depositar sus francos en el Banco Nacional de Suiza. Hasta ahora los bancos recibían un pequeño interés por esas operaciones.

El Banco Central Europeo también ha aceptado esta norma, aunque su motivo es alentar a los bancos a emitir préstamos personales y comerciales para fortalecer la economía en los 18 países de la eurozona.

Para las autoridades suizas, el objetivo es diferente: evitar que el franco se fortalezca demasiado, lo que puede afectar las exportaciones y presionar la economía. Como resultado, el Banco Central de Suiza implementó una tasa de -0,25% a los saldos de depósitos a la vista de más de 10 millones de francos suizos (10,4 millones de dólares).

El Banco Central dijo que la demanda de inversiones seguras --el franco suizo se considera ampliamente como uno de los activos más seguros del mundo-- ha aumentado en los últimos días ante el colapso del rublo, que ha perdido más de la mitad de su valor desde enero. El martes hubo un momento en que el rublo llegó a bajar 20%.

"El rápido aumento de la incertidumbre en los mercados financieros ha llevado a un alza sustancial en la demanda de inversiones seguras", dijo Thomas Jordan, presidente del Banco Central de Suiza, en una conferencia de prensa en Zurich. "El empeoramiento de la crisis en Rusia fue un factor de mucha importancia en este desarrollo".

La medida parece estar funcionando, a menos a corto plazo. El euro aumentó 0,3%, a 1,2043 francos, a raíz del anuncio del banco.

Jane Foley, estratega de divisas de Rabobank International, dijo que una baja en el precio de los alimentos y el petróleo, y un aumento en el riesgo de deflación, justificó la medida. La deflación es la baja generalizada y prolongada del precio de bienes y servicios, que suele responder a una caída en la demanda y que pude tener consecuencias más negativas que la inflación.