Obama elimina cheques de retiro a nazis

El presidente Barack Obama concretó el jueves una rápida y fuerte respuesta a una investigación de The Associated Press al firmar una ley que impide a los sospechosos de cometer crímenes de guerra nazis recibir pagos del Seguro Social de Estados Unidos.

La investigación de la AP, que impulsó la ley en cuestión, encontró que docenas de ex nazis cobraron millones de dólares en beneficios de retiro tras ser obligados a abandonar Estados Unidos. Los beneficiarios iban desde guardias de las SS que patrullaban los campamentos del Tercer Reich donde mataron a millones de judíos, hasta un científico aeroespacial que ayudó a desarrollar el cohete V-2 que los nazis usaron para atacar Londres.

La velocidad con que se aprobó la ley subraya la indignación que las revelaciones de la investigación de la AP provocaron entre los legisladores y entre los contribuyentes estadounidenses. La Cámara aprobó el proyecto de ley el 2 de diciembre y el Senado la aprobó a viva voz dos días después.

Mike King, veterano de la Guerra de Vietnam y policía retirado de Baton Rouge, Louisiana, recibe un cheque de retiro del Seguro Social de 900 dólares mensuales. Eso es menos de la mitad de lo que recibiría sobre la base de sus años de trabajo. Pero sus beneficios se ven reducidos por una regla que afecta a los retirados que se retiran pero cobran también una pensión pública. Es "abominable", dijo, que ex nazis cobraran beneficios cuándo él y otros en su misma situación quedan obligados a aceptar menos.

"Es una bofetada, no sólo a todos los ciudadanos estadounidenses, sino a todos los veteranos de guerra estadounidenses", dijo King.

La ley elimina los pagos del Seguro Social a individuos a quienes se les retiró la ciudadanía estadounidense debido a su participación en las persecuciones nazis durante la Segunda Guerra Mundial. Anteriormente la ley establecía una exigencia más elevada --una orden definitiva de deportación-- antes de eliminar los beneficios del Seguro Social.

El rabino Marvin Hier, fundador del Centro Simon Wiesenthal y quien defendió el cierre de esa brecha, dijo que se sentía vindicado.

"Estoy encantado y pienso que es lo correcto", dijo en una entrevista telefónica desde su oficina en Los Ángeles. "Como he dicho antes, para los que afirman que es una forma de castigo colectivo que también penaliza a sus familiares, ese es el problema de los nazis que mintieron sobre su pasado, no es nuestro problema".