Silencio de Sony ante ataque por 'The Interview'

Sony Corp. se ha encerrado en una esfera de silencio mientras sus ejecutivos tratan de evitar que lo ocurrido en Sony Pictures dañe al resto del extenso imperio empresarial.

Como si los problemas en las divisiones de televisión y smartphones de Sony no fueran suficientes, ahora su división de cine en Estados Unidos enfrenta pérdidas de decenas de millones de dólares como resultado de material robado por piratas informáticos que atacaron por la parodia filmada del asesinato del líder norcoreano Kim Jong Un.

La reputación del estudio está por el suelo en medio de las embarazosas revelaciones de decenas de miles de correos electrónicos filtrados que pudieran dañar sus relaciones con estrellas de la pantalla y dar ventaja a otros estudios.

Las consecuencias de la penetración informática, financiera y de otro tipo, es una horrible distracción para los principales ejecutivos del fabricante japonés de las consolas de video PlayStation 4, las películas de Spider-Man y los teléfonos Xperia.

Por ahora, la estrategia de control de daños de Sony en Japón parece ser esperar a que pase la crisis en silencio.

La sede del grupo en el distrito portuario de Tokio se ha negado a hacer comentarios y refiere las preguntas sobre Sony Pictures a la sede de esa división en Culver City, California.

"Un rumor sólo dura 75 días", dice un viejo refrán japonés.

"Esto se ve en lo fundamental como un ataque a Hollywood", dijo Damian Thong, analista de Macquarie Capital Securities. "Me parece que quieren acabar con esto rápido y continuar una vida normal. Eso es lo que quieren".

Como Sony Corp. y Sony Pictures han funcionado desde hace mucho como empresas separadas, Thong dijo que quizás lo sucedido en la división de cine no afecte mucho a la matriz, en lo que un funcionario estadounidense dijo fue un ataque cibernético de Corea del Norte. El estudio canceló todos los planes de estreno de la película en cuestión, "The Interview", después que esta semana los hackers amenazaron con atacar cines que pasaran la película.

En lo relativo a Japón, es como si la cinta no existiera. Sony Pictures nunca planeó pasar la película en ese país.

Sony perderá dinero con la filtración de algunas películas e información privada, y quizás también por posibles demandas de empleados cuya información personal fue revelada.

Thong espera que esa cifra oscile entre 170 millones y 210 millones de dólares, lo suficiente para hacer daño, pero nada serio para una empresa que generó 65.800 millones en ventas en el año fiscal que terminó en marzo.

___

Los reporteros de la AP Emily Wang and Kaori Hitomi contribuyeron a este despacho.

___

Elaine Kurtenbach está en Twitter en http://www.twitter.com/ekurtenbach