Clubes: En prórroga, San Lorenzo avanza a final

San Lorenzo de Argentina sufrió más de lo presupuestado pero se impuso el miércoles 2-1 en tiempo de prórroga al Auckland City, un equipo semiprofesional de Nueva Zelanda, para avanzar a la final de la Copa Mundial de Clubes.

La condición de favorito que tenía ya el Real Madrid para la final del sábado quedó aún más reforzada por un factor: el desgaste físico. Además de contar con un día menos de descanso, San Lorenzo debió trabajar más de la cuenta para superar a un equipo donde sólo algunos futbolistas cobran por jugar.

Incluso ellos deben complementar su práctica deportiva profesional con otras actividades remuneradas.

El conjunto oceánico puso todo el empeño imaginable y estuvo cerca de colarse a la final, lo que hubiera derivado en un inesperado capítulo de la lucha entre un David casi amateur y un Goliat multimillonario.

"Somos los ganadores morales por mucho esta noche", dijo el técnico del Auckland City, Ramon Tribulietx. "Recordaremos esto por mucho tiempo".

Un tanto del español Ángel Berlanga, mediante un disparo casi sin ángulo, hizo que el marcador terminara empatado 1-1 después del tiempo regular.

Pablo Barrientos había puesto en ventaja a San Lorenzo.

Mauro Matos fue el héroe del "Ciclón", mediante un potente disparo a los 93 minutos, que significó el tanto de la diferencia.

El equipo predilecto del papa Francisco tendría que mejorar mucho para plantar cara ante el Madrid.

"Estuvimos nerviosos, no tuvimos mucha precisión. No es normal que perdamos el balón con tanta frecuencia", comentó el técnico de San Lorenzo, Edgardo Bauza. "En el siguiente partido tendremos una historia distinta".

El técnico madridista Carlo Ancelotti no se fía de cara a la final. Sabe que todos los equipos realizan un esfuerzo adicional ante el club "Merengue".

"Todo el mundo quiere ser el primer en acabar con la racha del Real Madrid. El sábado en la final pasará lo mismo", comentó el estratega italiano.

Hubo 18.458 espectadores en el graderío del Grand Stade de Marrakech --aproximadamente la mitad de los que presenciaron un día antes el triunfo del Madrid sobre el Cruz Azul de México. Entre ellos había un buen número de seguidores del San Lorenzo, quienes no pararon de cantar.

Los cánticos trajeron a la memoria lo vivido en el Mundial de este año con la selección argentina. En la cancha, el fútbol del conjunto del barrio de Almagro estuvo muy lejos del desempeño que brindó la albiceleste en Brasil.

Poco control del balón, un ritmo lento y una colección de pases errados caracterizaron el juego de San Lorenzo.

"Clasificar a la final era el objetivo primario. Ahora vamos a pensar en lo que vamos a hacer el sábado", añadió Bauza. "Estamos muy felices de llegar a la final, que era lo que queríamos: jugar la final del Mundial de clubes, el partido más importante para cualquier equipo".

Más temprano, el Setif superó a Western Sydney Wanderers, por 5-4 en la tanda de penales, para quedar en el quinto puesto. El tiempo reglamentario concluyó con un empate 2-2.