El Parlamento griego vota en una jornada crucial

Los legisladores griegos tenían previsto votar el miércoles en un crucial proceso electoral que plantea el riesgo a que el gobierno se derrumbe si el único candidato no consigue votos suficientes antes del 29 de diciembre.

La votación se produce en medio de las estancadas negociaciones entre Grecia y los acreedores internacionales que financiaron su rescate. Esta renovada inestabilidad política ha sacudido los mercados internacionales, disparando las primas de la deuda griega y hundiendo el índice bursátil heleno.

Hay pocas posibilidades de que el candidato del gobierno, el ex comisario europeo Stavros Dimas, gane en la votación de primera ronda. Para ser elegido el miércoles necesitaría dos tercios de los votos en la cámara de 300 parlamentarios.

Está prevista una segunda ronda el 23 de diciembre y una tercera el 29 de diciembre, en la que necesitaría conseguir 180 votos para evitar que se disuelva el parlamento y se convoquen elecciones anticipadas.

El partido opositor Syriza, de izquierdas, lleva tiempo pidiendo elecciones y ha hecho campaña con promesas de renegociar los impopulares compromisos de pago del rescate. Esa posibilidad, junto con comentarios acerca de revocar reformas y sugerencias sobre la posibilidad de que Grecia no devuelva sus deudas, han asustado a los mercados internacionales.

El primer ministro, el conservador Antonis Samaras, anunció la semana pasada que convocaría las elecciones presidenciales, previstas en un principio para comienzos de 2015. La decisión plantea la posibilidad de que su gobierno se derrumbe en torno a la mitad de su legislatura de cuatro años.

Para ganar, Dimas necesita el apoyo de al menos 25 legisladores independientes o de oposición para evitar unas elecciones anticipadas. Hasta ahora, menos de 10 han anunciado su apoyo.