Norcorea termina el luto por Kim Jong Il

Corea del Norte puso fin el miércoles al periodo de tres años de luto por el fallecido líder Kim Jong Il, despejando el camino para que su hijo, Kim Jong Un, ponga un sello más personal en la forma en que gobierna el país.

El aniversario de la muerte de Kim Jong Il hace tres años fue señalado con sirenas sonando por todo el país a mediodía.

Trenes, barcos y coches hicieron sonar sus bocinas y una multitud de ciudadanos norcoreanos guardaron tres minutos de silencio mientras se inclinaban hacia el mausoleo de Pyongyang donde descansan Kim Jong Il y su padre, el "presidente eterno" Kim Il Sung.

Es tradición coreana guardar tres años de duelo por la muerte de un padre. Con ese periodo ya terminado, el joven Kim podría iniciar nuevas políticas que señalen sus propias prioridades y objetivos, aunque se cree que es improbable que realice grandes cambios con respecto al camino seguido por su progenitor.

Desde la muerte de su padre, Kim Jong Un ha indicado que quiere desarrollar la economía y mejorar el nivel de vida del país, pero también se ha mantenido firme en el costoso propósito que tiene el país desde hace años de fortalecerse militarmente y desarrollar su capacidad de construir armas nucleares.