Clinton denuncia torturas, violencia policial

Hillary Rodham Clinton dijo el martes que está orgullosa de haber formado parte de un gobierno que trabajó para prohibir interrogatorios brutales y añadió que Estados Unidos nunca debe consentir ni practicar la tortura en ningún lugar del mundo.

Clinton habló sobre la importancia de las acciones de que el país actúe de acuerdo con sus valores en su discurso de aceptación del premio de Justicia y Derechos Humanos del Centro Robert F. Kennedy, en una gala en Nueva York.

La ex secretaria de Estado dijo que Kennedy, asesinado en 1968, estaría de acuerdo en que es posible combatir el terrorismo y reducir el crimen y la violencia sin recurrir a la tortura en el extranjero o a un uso de la fuerza excesivo en casa.

Durante su discurso, declaró que "sí, las vidas de los negros importan", un lema que han coreado los manifestantes en todo el país en las protestas contra recientes decisiones de jurados de instrucción de no procesar a policías blancos implicados en la muerte de dos hombres negros desarmados en Ferguson, Missouri, y Nueva York.

Clinton, que fue primera dama de Estados Unidos, senadora por Nueva York y secretaria de Estado, está considerada como la probable candidata demócrata a la presidencia si se presenta. Fue homenajeada en la ceremonia repleta de estrellas del premio Ripple of Hope, concedido por el Centro Kennedy.

También recibieron galardones los artistas Robert De Niro y Tony Bennet, así como el presidente de Physicians Interactive Donato Tramuto.

La organización sin ánimo de lucro señala que el premio pretende homenajear a líderes empresariales, artistas y activistas que demuestren su compromiso con el cambio social y "reflejen la pasión de Robert Kennedy de igualdad, justicia, derechos humanos elementales y su creencia de que todos debemos luchar por 'hacer amable la vida en este mundo'''.