EEUU: Senado confirma jefe de seguridad automotriz

El Senado ratificó el martes a un nuevo administrador para que dirija la agencia gubernamental responsable de la seguridad automotriz, la cual enfrenta señalamientos de que los reguladores fallaron en dos casos muy publicitados de piezas defectuosas que involucraron interruptores de encendido y bolsas de aire.

Mark Rosekind, de 59 años, un experto en fatiga humana, fue confirmado por la cámara alta para que encabece la Administración Nacional de Seguridad en las Carreteras, una agencia descuidada pero de crucial importancia que es ampliamente considerada como carente de personal y financiamiento. El administrador anterior, David Strickland, dejó el cargo en enero.

Rosekind es actualmente un miembro de la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte y ha encabezado siete investigaciones importantes. Estando en la junta, convenció a colegas de la misma a realizar una recomendación controversial para que los estados disminuyan el límite permitido de contenido de alcohol en la sangre de conductores de 0,08 a 0,05. La disminución colocaría a Estados Unidos más en concordancia con otros países, pero enfrenta una fuerte oposición de las industrias de alcohol, restaurantera y de entretenimiento. Hasta ahora, ningún estado ha adoptado la recomendación.

El mayor problema que enfrentará Rosekind en la agencia será revitalizar la supervisión de los llamados de fabricantes de automóviles para reparar piezas defectuosas que representan un peligro. La agencia ha sido criticada categóricamente por no identificar durante años defectos peligrosos que ocasionaron que interruptores de encendido de algunos vehículos General Motors se apagaran repentinamente, y que las bolsas de aire del fabricante japonés Takata lanzaran trozos de metal al inflarse. Los legisladores se quejan que la agencia no es temida ni respetada por la industria automotriz.

Los fabricantes de automóviles han llamado a reparación una cifra récord de 55 millones de carros y camiones en Estados Unidos este año, la mayor cantidad desde la cantidad récord previa de 30,8 millones de vehículos en 2004. Al menos 38 personas han muerto como resultado del problema del interruptor de encendido defectuoso de GM. El llamado a reparación debido a las bolsas de aire de Takata que explotan podría ser el más grande en la historia de la agencia de seguridad automotriz.

La agencia fue lenta en responder a las quejas de los consumidores respecto a los interruptores de encendido, dijeron activistas y miembros del Congreso. GM supo durante al menos una década que los interruptores eran peligrosos, pero no hizo el llamado a reparación sino hasta febrero de este año. La agencia ha dicho que GM ocultó información importante al regulador.

Las bolsas de aire de Takata fueron vendidas a por lo menos 10 fabricantes de automóviles. A pesar de que se reportaron muertes y lesiones desde inicios de 2008, la agencia permitió a las compañías realizar una serie de reparaciones de pocos vehículos. No fue sino hasta junio de este año que abrió una investigación completa y apenas recientemente fue agresiva para buscar que se hiciera a nivel nacional la reparación requerida.

Rosekind "está preparado para la labor que le aguarda y espero que sea implacable en la búsqueda de seguridad", dijo el secretario del Transporte Anthony Foxx tras la confirmación del Senado.

Rosekind dijo que apreciaba la prontitud del Senado para su confirmación y que planea colaborar muy de cerca con el Congreso para implementar la visión de Foxx "de elevar el estándar de seguridad".

Rosekind tiene un doctorado en psicología por la Universidad de Yale y fue director del Centro de Investigación del Sueño de la Universidad de Stanford. En la década de 1990, condujo investigación para la NASA sobre pilotos comerciales y cómo les afecta la falta de sueño.