Empresario boliviano vende sus acciones a peruanos

El empresario y prominente líder de la oposición Samuel Doria Medina vendió el martes sus acciones de la mayor cementera del país a un grupo peruano y dijo que lo hacía para dedicarse de lleno a la política.

"A la luz de los resultados de las elecciones de octubre, sentí que este paso era necesario para cumplir con más de 1,2 millones de votantes que entonces buscaron un camino que condujera hacia una Bolivia con mayores oportunidades económicas, mejores empleos y más segura", dijo el empresario en un comunicado de prensa.

El grupo peruano Holding Cementero S.A. pagó 300 millones de dólares por el 51% del paquete accionario que Doria Medina tenía en la Sociedad Boliviana de Cemento (SOBOCE) la mayor del país que emplea directa e indirectamente a 10.000 personas, según el empresario.

El político de centroderecha obtuvo el segundo lugar en los comicios nacionales del pasado mes de octubre que fueron ganados por Evo Morales con el 61% de los votos.

Doria Medina enfrenta un litigo legal con la gobernación de la región de Chuquisaca controlada por el oficialismo a raíz de la expropiación decretada por Morales a las acciones que SOBOCE tenía en una cementera de esa región.

El empresario entabló un juicio a la gobernación de Chuquisaca por 90 millones de dólares que aún no tiene fallo final.

Dijo que mantendrá la franquicia de Subway en Bolivia, una cadena de comida rápida, "para tener dónde comer", apuntó.