Apple gana demanda colectiva sobre precios de iPod

Un jurado federal determinó el martes que Apple no violó las leyes de competencia cuando vendió sus reproductores de música y canciones con un software contra copias que era incompatible con dispositivos rivales y música de otras tiendas en línea.

El jurado de ocho integrantes que deliberó en una Corte de Distrito de California entregó a Apple una victoria y rechazó una aseveración de los abogados y vendedores de iPods, quienes buscaban ganar hasta 1.000 millones de dólares en una demanda colectiva.

Los demandantes argumentaron que la empresa podía cobrarle de más a los consumidores por los iPods al dificultarles utilizar un reproductor de música rival, ya que los archivos descargados de su tienda iTunes no se reproducían en otros dispositivos, mientras que la música comprada en otras tiendas no sonaba en los iPods.

Después de sólo tres horas de deliberación, el jurado aceptó el argumento de Apple de que el software, llamado FairPlay, proporcionaba la protección de seguridad necesaria y formaba parte de un paquete más amplio de mejoras que volvieron al iPod y a iTunes populares entre los usuarios.

Apple aplaudió el veredicto al decir que "creamos el iPod y iTunes con el fin de darle a nuestros clientes la mejor forma del mundo para escuchar música. Cada vez que hemos actualizado estos productos --y cada producto de Apple durante estos años-- lo hemos hecho para hacer que la experiencia del usuario sea aún mejor".

Apple ya no usa el software de protección de copias en cuestión, por lo que el fallo no tiene efecto en las actuales prácticas de la empresa.

El caso, presentado originalmente en 2005, abarca a aproximadamente ocho millones de clientes que compraron iPods entre 2006 y 2009, cuando el software todavía se utilizaba.

Los demandantes argumentaron que el software obligaba a las personas a usar iPods y permitía a Apple cobrar más por sus dispositivos. Los demandantes buscaban una compensación de 350 millones de dólares en daños, lo cual se hubiera triplicado si el jurado determinaba que la empresa violó las leyes de competitividad de Estados Unidos.

Los abogados de los demandantes indicaron que planean apelar.

"Me alegra que lleváramos esto ante el jurado", dijo la defensora Bonny Sweeney, quien también consideró que el fallo de la juez federal de distrito Yvonne González Rogers impidió que el jurado tomara en cuenta el impacto del código de cifrado utilizado en una actualización al software de iTunes que fue el objetivo del juicio.