Capitán América negro señala diversidad

Por décadas, los libros de historietas han sido a color, pero ahora reflejan más los tonos de la sociedad estadounidense.

El nuevo Capitán América es negro, un Superman sospechosamente parecido al presidente Barack Obama recientemente protagonizó un cómic, Thor es mujer, Ms. Marvel es musulmana y el Hombre Araña es en parte puertorriqueño.

Los superhéroes de los cómics populares (la mitología moderna de Estados Unidos y fuente de varios éxitos recientes en Hollywood), que en su mayoría fueron hombres blancos de ojos azules y cabello castaño, están siendo redibujados para representar mejor la diversidad de colores, religiones y géneros de los seguidores.

La sociedad ha cambiado y los superhéroes, que en el fondo son un reflejo de la vida en Estados Unidos, tenían que hacerlo también, dijo Axel Alonso, editor en jefe en Marvel Comics, que en noviembre lanzó el No. 1 de Capitán América con Samuel Wilson, el primer superhéroe afroamericano que asume el atuendo y escudo rojo, blanco y azul.

"Los papeles en la sociedad no son lo que eran antes, son mucho más diversos", dijo Alonso, quien también ha presentado una boda gay en X-Men; un cambio de género, de hombre a mujer, en Thor, y la primera heroína musulmana en las historietas distribuidas masivamente: Ms. Marvel.

El cambio a un Capitán América negro ya está teniendo impacto afuera del mundo de los cómics.

Antes de que se publicara la primera edición, imágenes no autorizadas del Capitán América negro se mostraron en una reunión del ayuntamiento en St. Louis tras el funeral de Michael Brown, un joven de 18 años que estaba desarmado cuando fue asesinado por un policía blanco. Este Capitán América tenía las manos en alto y decía "No disparen", un eslogan que los manifestantes han usado para resaltar el número de afroestadounidenses que la policía ha matado.

"Cuando pones a un hombre estadounidense de raza negra vestido de rojo, blanco y azul, los colores de la bandera, ...existe un simbolismo en esto, que es más potente, más provocador y más evocador", que otro tipo de cambios, dijo Alonso.

Los nuevos personajes diversos están lejos de ser los primeros: Marvel presentó a Samuel Wilson como Falcon, el primer superhéroe de raza negra de sus cómics en 1969 como un compañero de Capitán América. En 1977, DC Comics presentó a Black Lightning, un maestro que obtiene poderes eléctricos y se convierte en superhéroe.

Marvel tampoco es la única empresa que busca diversidad. Un Superman alternativo de raza negra, que es presidente de Estados Unidos, es parte de un equipo de DC Comics, "The Multiversity". DC también se enorgullece de tener más comics con personajes principales femeninos que cualquier otra empresa, incluyendo a Batichica, Gatúbela y la Mujer Maravilla, el cómic más viejo con una protagonista femenina.

"Nuestra meta es contar las mejores historias a la vez que nos aseguramos que nuestros personajes son cercamos y reflejan el liderazgo y a los admiradores diversos de DC Comics", dijo la presidenta de entretenimiento de DC Diane Nelson.

Pero no todo mundo está contento con los cambios, un grupo de admiradores en internet protestó por el relanzamiento de Los 4 Fantásticos de Marvel en cine, donde Johnny Storm pasó de ser un rubio de ojos azules a ser negro.

Noah Berlasky autor del libro próximo a lanzarse "Wonder Woman: Bondage and Feminism in the Marston/Peter Comics, 1941-1948", dijo que parte de la audiencia de los comics, que en su mayoría es blanca y masculina, no quiere que los personajes favoritos cambien.

"Cambiar la raza o el género de las personas se puede sentir amenazador o más grave que convertir a Thor en una rana", dijo Berlasky en referencia a una historia popular en la que el dios nórdico se transforma en un anfibio. "Los personajes están cambiando siempre, pero hay lentes culturales que hacen que parezca un asunto más grave el hecho de que Johnny Storm sea negro.

Las películas basadas en superhéroes, como The Avengers de Marvel, y Man of Steel de DC, atraen a nuevos públicos a los cómics. Este aumento ha hecho que las empresas busquen personajes con los que los lectores se sientan identificados, dijo Cheryl Lynn Eaton, directora de Ormes Society, organización que promueve a creadoras negras de cómics y la inclusión de mujeres negras en la industria de los cómics.

"Las historias de Superman, las historias de Batman, seguramente las seguiremos contando en 40 años, y ya las hemos estado contando por décadas", dijo Eaton. "Nos cuentan cómo vivir y cómo nos relacionamos en este mundo, así que creo que es importante para todos, para la gente de diferentes orígenes, que puedan participar".

Las empresas de cómics necesitan reconocer el impacto que tienen esos personajes antes de que los regresen a sus primeras identidades, agregó Eaton.

"Al hacer que Sam Wilson sea Capitán América y que una mujer se convierta en Thor, demuestras que todos son iguales y que la raza y el género no deben limitarte y se puede ser igual de bueno que los héroes que hemos tenido. Pero si quitas estos símbolos después de poco tiempo regresarás a lo que ya se ha dicho", señaló.

Alonso dijo que no se ha definido cuándo dejará Wilson de ser Capitán América.

"No hemos discutido hasta ahora el final del camino de Sam", dijo. "Ese no ha sido el tema a discutir aún, no tenemos una salida fácil. Simplemente tenemos un gran paisaje ante nosotros para contar grandes historias".

___

Jesse J. Holland está en Twitter como http://www.twitter.com/jessejholland