Mercosur: pasaporte, Bolivia y críticas a EEUU

La cumbre de Mercosur que comenzó el martes apuntará a materializar la integración social y política de los ciudadanos con la implementación de un pasaporte común, y también se esperan pronunciamientos contra Estados Unidos y "la agresión económica" externa denunciada por Venezuela y Argentina.

En la cumbre regional, encabezada por la presidenta Cristina Fernández, se espera contar con los mandatarios de todos los países miembros de la unión aduanera Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Venezuela) y de Bolivia, que está en proceso de incorporación plena al bloque. Argentina ejerce la presidencia pro témpore del Mercosur, que traspasará a Brasil durante el encuentro en Paraná, unos 500 kilómetros al noreste de Buenos Aires.

"Se realizaron avances, se hicieron estudios y vamos a elevar a los presidentes una propuesta para la actualización del mecanismo de cooperación consular y la pronta implementación del pasaporte provisorio del Mercosur, que sería el primer documento de viaje de la región", dijo a periodistas el canciller argentino Héctor Timerman tras la reunión preparatoria de ministros de asuntos exteriores.

Timerman detalló que "seguimos trabajando en un sistema de intercambio de información de seguridad, en cooperación con la Interpol, para tener más control sobre movimientos de tipo delictivos en nuestra región y aumentar de esta manera, la seguridad de las poblaciones del Mercosur".

En tanto que el presidente de Bolivia Evo Morales, primer mandatario en llegar a Paraná, destacó el valor de los procesos de integración política y económica en la región para defenderse de la "amenaza" de Estados Unidos.

"Cuando el imperio fracasa en una conspiración política, tiene una conspiración económica...No es casual esta rebaja del barril de petróleo, es una conspiración abierta y directa contra Venezuela y Rusia. No es casual los fondos buitres con una agresión económica contra Argentina", dijo Morales a la cadena Telesur. "Vamos a enfrentarlo de manera conjunta, he pedido un debate permanente de nuestros ministros de economía", adelantó.

Morales afirmó que su país debe tener paciencia para lograr su incorporación como socio pleno de Mercosur.

"Está en manos de los congresos, saludo al congreso uruguayo, Argentina y Venezuela. Pacientemente vamos a esperar que otros congresos (Brasil y Paraguay) aprueben nuestro ingreso", dijo.

El canciller de Venezuela Rafael Ramírez también cuestionó a Estados Unidos al denunciar ante periodistas "la injerencia en sus asuntos internos a través de la aprobación por parte del Congreso norteamericano de un conjunto de sanciones contra nuestro país, que por supuesto no vamos a aceptar, vamos a repudiar".

El Congreso estadounidense aprobó una ley para sancionar a funcionarios venezolanos por las agresiones a opositores durante las protestas de 2014.

"Estados Unidos está en una dinámica de agresión desbordada que no sólo sucede con Venezuela sino también con la Federación Rusa y con el Medio Oriente", sostuvo el canciller venezolano, quien dijo que el miércoles se podría aprobar una serie de declaraciones de condena sobre el accionar estadounidense.

Ramírez destacó asimismo que en este encuentro surgió "una interesante discusión política de lo que es el nuevo Mercosur, que trasciende un mero acuerdo comercial para convertirse en un acuerdo económico que refleja un modelo de desarrollo económico con inclusión social"

Al respecto señaló que la unión aduanera "reconoce las asimetrías" de los países miembros y la necesidad de complementar las distintas economías.

Timerman dijo a su vez que la incorporación de Bolivia "va a darle al Mercosur una fortaleza aún mayor de la que tiene".

Por otra parte, el la unión aduanera firmó un memorándum de entendimiento con Líbano para impulsar el comercio con ese país que, según el gobierno argentino, dará lugar más adelante a un tratado más amplio e inclusivo en los campos económico y financiero.

Líbano, por ser un puente entre distintas regiones y el mundo árabe, le permitirá al Mercosur "contar con un socio para un mercado estratégico", según el canciller argentino.

El bloque sudamericano también espera avanzar en las tratativas para incrementar la circulación de bienes y servicios con la Unión Aduanera Euroasiática y Espacio Económico Unión, integrada por Rusia, Bielorrusia y Kazajstán y que pasará a convertirse en la Unión Económica Euroasiática en enero de 2015.

Respecto a la posibilidad de que la reunión de Paraná ayude a destrabar las negociaciones con la Unión Europea para la concreción de una zona de libre comercio, el gobierno argentino ha dado a entender que no se esperan grandes cambios ya que el Mercosur sigue a la espera de que los europeos den a conocer su oferta de bienes y servicios intercambiables.

Analistas económicos dijeron que la cumbre no encuentra a la unión aduanera en su momento más sólido.

"El comercio intrazona ha perdido incidencia en forma progresiva en las exportaciones totales del bloque. En el año 2010 las exportaciones a los estados parte explicaban el 16% del total de las ventas externas del Mercosur. Esta cifra se reducirá al 13% al cierre del año 2014", dijo en un comunicado la consultora abeceb.com.

--

La corresponsal en Buenos Aires Débora Rey contribuyó con este despacho.