Colombia: condenan al Estado por asesinato

Un alta corte condenó al Estado colombiano por su responsabilidad en las torturas y muerte de dos hermanos en el suroeste del país, se informó el martes oficialmente.

La decisión judicial fue adoptada por el Consejo de Estado -una de las cuatro altas cortes colombianas- en el caso de los hermanos Dairo Alonso Salinas Castellanos y Oscar Salinas Castellanos, quienes fueron torturados y asesinados en octubre de 2002 por la fuerza pública en el municipio de Murillo, en el departamento de Tolima y a unos 125 kilómetros al suroeste de Bogotá.

Según la investigación, los hermanos Salinas habían alertado a las autoridades sobre rumores en su contra acerca de que eran milicianos de grupos al margen de la ley.

El 3 de octubre de 2002 los Salinas fueron abordados para una requisa por parte de personal del ejército en una región urbana de Murillo. Sus cadáveres fueron encontrados 19 días después en una fosa común en una zona rural de la mencionada localidad.

Para el alto tribunal, "la forma como fueron retenidos, torturados y desaparecidos los dos jóvenes fue una acción deliberada, arbitraria, desproporcionada y violatoria de todos los estándares de protección de la población civil, de acuerdo al Derecho Internacional Humanitario y al Derecho Internacional de los Derechos Humanos".

Los familiares de los hermanos Salinas recibirán como indemnización un poco más de 331.000 dólares.