Victimas colombianas se van de Cuba esperanzada

El último grupo de víctimas del proceso de paz que avanza la guerrilla colombiana y el gobierno de ese país se entrevistó con los negociadores de ambas partes y sus integrantes se fueron esperanzadas y convencidas de que es necesario no abandonar la mesa hasta llegar al fin del conflicto.

"Los siete millones de víctimas y la gran mayoría del pueblo colombiano, el gobierno y las FARC en este momento estamos apuntando para el mismo lado. Todo eso se soluciona en el momento en que se pare la guerra", dijo Domingo Tovar, uno de los designados como voceros por las 12 personas de las delegación.

El grupo es el quinto que arriba a la isla desde hace algunos meses, cuando las partes comenzaron a tratar el punto de resarcimiento a las víctimas y a recibir a personas que de manera organizada a través de Naciones Unidas y la Iglesia llegaron a la isla a verse cara a cara con los líderes políticos de las partes.

En total, en estas semanas viajaron 60 personas desde políticos o activistas secuestrados por los paramilitares bajo protección de algunos militares, empresarios atacados por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), campesinos desplazados, madres con hijos desaparecidos, mujeres ultrajadas, ganaderos o ecologistas, entre otros.

"Realmente cuando yo llegué a Cuba venía bastante escéptica, hoy en la reunión (que sostuvieron con la mesa de diálogo) tengo grandes esperanzas, tengo la convicción de que las partes están totalmente decididas a sacar adelante este proceso, hay un voluntad de ambos lados.

Comandantes de las FARC y delegados del presidente Juan Manuel Santos encabezados por Humberto de la Calle buscan llegar a un acuerdo en base a una agenda preestablecida de seis puntos, tres de los cuales ya abordaron: problemas de la tierra, participación política y combate al narcotráfico. Actualmente se enfrascan en las víctimas del conflicto.

"Pensamos que el proceso de paz es realmente valioso, es la única salida", comentó por su parte otra de las víctimas, Camilo Villa. A corto plazo "es deseable un desescalamiento del conflicto".

Este grupo trajo entre ellos a la ex congresista colombiana Piedad Córdoba, quien fue secuestrada en 1999 durante varios días por la banda paramilitar que encabezaba entonces Carlos Castaño y hace cuatro años fue destituida por la Procuraduría por sus presuntos vínculos con la guerrilla.

Durante la jornada los representantes de las víctimas y de las delegaciones sembraron simbólicamente un árbol "de la esperanza dedicado a la paz y a la reconciliación nacional" en un parque situado ubicado en la capital cubana, en las inmediaciones de donde se realizan las conversaciones entre el gobierno colombiano y las FARC.

Santos y los rebeldes adelantan desde noviembre de 2012 conversaciones de paz en busca de poner fin a más de 50 años de conflicto armado en Colombia.

___

La corresponsal Anne-Marie Garcia contribuyó con este reporte.

-----

Andrea Rodríguez está en Twitter en www.twitter.com/ARodriguezAP