Uruguay: Senado sanciona ley de medios

El Senado uruguayo aprobó el martes a la tarde una polémica ley que regula el funcionamiento de las emisoras de radio y televisión, fija normas contra la acumulación de medios por parte una misma empresa y favorece la producción de programas nacionales.

El senador socialista Daniel Martínez dijo al presentar el proyecto a sus colegas que "esta ley nació como una ley garantista que generara las condiciones como para asegurar la pluralidad, la diversidad, el avanzar hacia la no concentración de medios, hacia la generación de contenidos nacionales que tomen lo mejor de nuestra cultura".

La ley deberá pasar ahora por la Cámara de Diputados para su aprobación definitiva lo que, según anunciaron distintos voceros oficialistas, ocurriría antes de que termine el año.

Cuenta con 186 artículos que establecen que los medios deberán promover la diversidad cultural y la identidad nacional. Garantiza la libre expresión de informaciones y opiniones y la independencia de los medios. También prohíbe la censura previa.

Según el proyecto, se creará un Consejo de Comunicación Audiovisual que podrá sancionar a los medios e incluso revocar sus licencias según las faltas que cometen. Tendrá cinco miembros, uno elegido por el presidente y cuatro por el Parlamento.

También establece que una persona física o jurídica no puede ser titular, total o parcial, de más tres empresas de radio o televisión abierta, ni de más de seis licencias para prestar servicios de televisión por cable. A su vez, el total de suscriptores de una empresa de televisión por abono no podrá superar 25% del total de hogares que tienen ese servicio.

Asimismo, regula que el 60% de la programación de los canales y radios deberá ser de producción o coproducción nacional y 30% tendrá que ser realizado por productores independientes de la propia emisora. Los canales de televisión deberán emitir al menos dos horas de programas de ficción a estrenar por semana. Las radios deberán emitir un 30% de música nacional.

Se prohíbe la participación de niños en publicidades de cualquier producto perjudicial para la salud o que afecten su dignidad o "integridad psicológica o social" y establece una cláusula "de conciencia" para los periodistas, que podrán negarse a participar en la emisión de contenidos "que hayan sido sustancialmente modificados sin su consentimiento".

A su vez, fija normas para el reparto de espacios gratuitos para los partidos políticos durante las campañas electorales. La oposición sostiene que, por afectar los derechos electorales, tales artículos sólo pueden ser aprobados por dos tercios de los votos, según indica la constitución.

El proyecto ha padecido sucesivos cambios tras las críticas recibidas por parte de la oposición y de distintos sectores sociales y empresariales.

El oficialismo presentó el martes un proyecto con nuevos cambios y aceptó otros durante el debate del martes. La oposición, sin embargo, votó en contra ya que ha cuestionado la iniciativa porque entiende que abre la puerta al control político de los medios, tiene artículos que podrían restringir la libertad de expresión y otros que violan otros aspectos de la constitución.

"Se viola el derecho a la libertad de expresión del pensamiento", dijo el senador Sergio Abreu, del Partido Nacional, y ejemplificó con los artículos que obligan a los medios a emitir determinado porcentaje de programación nacional.

El Frente Amplio tiene 16 de los 31 senadores, lo que le otorga una exigua mayoría de un voto en el Senado.