Washington pide rechazo a demanda por inmigración

El gobierno de Estados Unidos pidió el martes que se desestime con rapidez una demanda que desmantelaría el programa de inmigración del presidente, una iniciativa diseñada para eximir de la deportación a casi 5 millones de personas que se encuentran en el país de forma ilegal.

La demanda la presentó un jefe de policía de Arizona, Joe Arpaio, que alega que el plan del presidente, Barack Obama, sirve como un imán para que más personas intenten entrar en el país de forma ilegal. Arpaio dijo que los recién llegados cometerán delitos y por lo tanto lastrarán sus recursos para hacer cumplir la ley.

En un documento judicial presentado el lunes, el Departamento de Justicia dijo al juez del distrito, Beryl Howell, que la teoría del jefe de policía es especulativa e insustancial, y que Arpaio no ha demostrado que vaya a sufrir ningún perjuicio en absoluto por la ley federal.

El Departamento asegura en su texto que el desafío de Arpaio a la ley "carece de mérito".

La demanda de Arpaio se presentó apenas unas horas después de que Obama anunciara su proyecto el 20 de noviembre. Por otro lado, 24 estados han acudido a los tribunales alegando que el presidente infringió los límites constitucionales de su poder. La demanda de los estados dice que la orden ejecutiva del presidente agravará la crisis humanitaria en la frontera sur.

Por su parte, la demanda del jefe de policía afirma que Obama está "secuestrando" la ley migratoria actual, creando un régimen nuevo y totalmente diferente.

Arpaio ha tenido frecuentes encontronazos con el gobierno federal en materia de inmigración, y ha presentado otras demandas contra políticas anunciadas por el presidente.

La iniciativa federal supone el cambio más importante a las leyes migratorias estadounidenses en más de tres décadas, y provocó una agria batalla con los republicanos.