Aseguradoras amplían plazo de pago de 'Obamacare'

La industria de aseguradoras médicas ampliará el plazo para que sus clientes paguen las primas de enero, en un intento de suavizar una nueva ronda de complicaciones para los usuarios con la ley de seguro médico del presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

Planes de Seguro Médico de América, la principal asociación del sector, dijo que las medidas voluntarias incluirían un compromiso de pronta devolución sobre cualquier pago mayor de lo debido de los consumidores que se cambiaron de plan y puedan haber recibido dos facturas por error.

Aunque el sitio web de HealthCare.gov está funcionando mejor este año, el anuncio de la iniciativa subraya que los problemas técnicos del sistema que transmite información entre el gobierno y las aseguradoras han resultado difíciles de corregir. Los documentos de suscripción del año pasado estaban llenos de errores, y resolverlos ha sido un proceso extenuante. Como resultado, revisar millones de clientes actuales no es tan fácil como podría parecer.

La industria "quiere hacer todo lo que pueda para asegurar que los consumidores están más tranquilos sobre su cobertura médica y les apoya en todo el proceso de suscripción", indicó Karen Ignagni, jefa de las asociación, en una declaración a la Associated Press.

La ley de seguro médico ofrece una cobertura privada subvencionada para personas que no tienen seguro médico en su trabajo. Renovar la cobertura cada año es un procedimiento estándar para la industria, pero 2015 es el primer año de renovación dentro del sistema formado por el gobierno. El proceso incluye el envío de una cantidad considerable de datos del gobierno a las aseguradoras, que se produce en torno a las fiestas navideñas. Después, las aseguradoras tienen que emplear esos datos para generar nuevas tarjetas para sus clientes.

Normalmente, las primas de enero deberían pagarse el 31 de diciembre. El periodo de gracia del sector para 2015 podría varias en función de la compañía, de modo que los consumidores deberían comprobar con su proveedor. Además, las aseguradoras tienen previsto ayudar a los clientes que tengan problemas para rellenar sus solicitudes o recibir atención médica a principios de año.

En la mayoría de los estados, la medianoche del lunes --hora del Pacífico-- era la fecha límite para que los consumidores nuevos eligieran un plan de salud que entre en vigor el 1 de enero. También era el límite para que los asegurados actuales pudieran reducir los aumentos de sus primas antes del año nuevo. La administración anunció una extensión de último momento para algunas personas que no lograron contactar con el sobrecargado centro federal de asistencia telefónica.

Para hacerlo más confuso, las solicitudes nuevas están abiertas durante dos meses más, hasta el 15 de febrero. Los que se registren en esas fechas recibirán cobertura a partir del 1 de marzo. Los clientes actuales pueden hacer cambios a sus condiciones hasta el 15 de febrero.

Según cifras preliminares, parece que la mayoría de los 6,7 millones de clientes actuales del servicio decidieron mantener los planes que tenían, que se renovarían automáticamente el 1 de enero.

El próximo reto del gobierno es asegurar de que eso ocurre de forma tan suave como se ha anunciado. La decisión de la industria de ampliar los plazos ofrece una válvula de seguridad, y se similar a medidas similares el año pasado para minimizar las consecuencias del accidentado despliegue del programa en todo el país.

Las aseguradoras, que aspiran a reclutar a millones de nuevos clientes subvencionados y fueron el chivo expiatorio preferido por la Casa Blanca durante la batalla por aprobar la ley, se han convertido en aliados indispensables.