Wall Street inicia la semana con pérdidas

La caída en los precios del petróleo arrastró el lunes al mercado bursátil de Estados Unidos e hizo que sus pérdidas se extendieran a una segunda semana.

Las bolsas europeas también cayeron, y el rublo ruso se desplomó a un nuevo mínimo en su paridad con el dólar.

Un breve avance tras la apertura de operaciones en Estados Unidos se desvaneció mientras el crudo seguía en una espiral que ha reducido su precio a casi la mitad en seis meses.

Las pérdidas bursátiles en Estados Unidos fueron modestas, pero los mercados de Alemania y Francia cayeron más de 2%.

El índice Standard & Poor's 500 bajó 12,70 puntos (0,6% ) para cerrar en 1.989,63. El índice industrial Dow Jones cedió 99,99 puntos (0,6% ) a 17.180,84. El compuesto Nasdaq retrocedió 48,44 puntos (0,1% ) y concluyó la jornada en 4.605,16.

Los 10 sectores industriales del S&P 500 retrocedieron. La semana pasada, el índice cayó 3,5%, su mayor declive desde mayo de 2012.

"La gente está tomando utilidades y eso puede seguir por un tiempo", dijo Uri Landesman, presidente de Platinum Partners, un fondo de inversiones en Nueva York. "Estamos viendo una minicorrección".

Un sólido reporte de la manufactura en Estados Unidos y algunas noticias de fusiones ayudaron al mercado a registrar avances al inicio de la jornada, pero éstos se esfumaron después de una hora por la caída del petróleo. El descenso en el precio del petróleo preocupa a los inversionistas porque merma las utilidades de compañías perforadoras y otras relacionadas que son importantes componentes de los índices bursátiles.

A los inversionistas también les preocupa la posibilidad de que el descenso del precio del crudo sea indicio de que la desaceleración económica global es más profunda que lo previsto.

El rublo se hundió 13% a 65,83 rublos por dólar. La divisa rusa comenzó el año en 32,85 por dólar. La caída en el precio del crudo, una fuente importante de ingresos para Rusia, ha pesado en el tipo de cambio.

Varios analistas han señalado que el descenso en el precio del crudo podría a fin de cuentas ayudar a los mercados financieros de Estados Unidos porque hace bajar el precio de la gasolina y permite que los estadounidenses gasten más en tiendas.

Doug Cote, director de estrategia de mercados en Voya Investment Management, dijo que los inversionistas han exagerado su reacción a la caída del precio del crudo y que prevé que los mercados se recuperarán.

"Cada vez que el consumidor va a la gasolinera se siente fantástico", dijo. Para la clase media, "es como tener un gran recorte de impuestos".

Los inversionistas podrían darse una mejor idea de cuánto está ayudando el petróleo barato a los consumidores cuando la Reserva Federal concluya el miércoles una reunión de dos días. La declaración del banco central que resume las conclusiones de las reuniones de políticas puede mover mercados. Los inversionistas buscarán si la declaración contiene dos palabras clave: "tiempo considerable", una referencia a cuánto tiempo planea la Fed mantener las tasas de interés de corto plazo casi en cero.

A estas tasas se atribuye el impulso que han tenido los mercados financieros en los últimos seis años. La mayoría de los economistas creen que la Fed esperará hasta junio para elevar las tasas.

En noticias económicas, la producción manufacturera de Estados Unidos superó en noviembre su nivel máximo previo a la recesión gracias al aumento en la producción de vehículos.

Las cifras de la Reserva Federal son un indicio alentador de que las fábricas del país de alguna manera están aisladas del revés económico global.

El precio de los bonos estadounidenses bajó. El rendimiento del certificado del Tesoro a 10 años subió de 2,08% a 2,11%.

El precio del crudo bajó 1,90 dólares a 55,91 dólares por barril en la Bolsa Mercantil de Nueva York. El petróleo se llegó a vender en 107 dólares por barril en junio.