Hollande pide combatir temor a los extranjeros

El president francés Francois Hollande elogió el lunes las contribuciones de los inmigrantes al país y criticó a aquellos que generan temor hacia los extranjeros, en una alusión a la creciente voz e influencia del partido de ultraderecha Frente Nacional.

En su primer discurso sobre inmigración desde que asumió el cargo en 2012, Hollande dijo que se necesita una política de inmigración para garantizar tanto la "dignidad" de aquellos que son bienvenidos así como un límite de cuántos pueden ser aceptados.

Lamentó que los actos de antisemitismo y racismo estén aumentando en Francia y que algunos teman a la "desaparición" de Francia, en referencia a los argumentos del Frente Nacional y otros de que un día el islam va a tomar control de la civilización francesa. Hollande hizo notar que al menos uno de cada cuatro franceses tiene antepasados extranjeros.

"Hay algunos que sueñan con una Francia pequeña... una Francia aislacionista. Debemos combatir esas ideas en nombre de Francia", señaló.

Hollande habló en la inauguración del Museo Nacional de Historia de la Inmigración, que abrió sus puertas hace siete años, pero sin una apertura formal por parte del presidente Nicolas Sarkozy. La demora es indicio de lo contencioso que es el asunto de la inmigración en el país, que tiene la mayor tasa de poblaciones musulmana y judía en Europa occidental.

El partido conservador Unión para un Movimiento Popular (UMP) del ex presidente Sarkozy ha criticado la demora de Hollande para lidiar con la inmigración. Como presidente, Sarkozy hizo de la reducción de la inmigración uno de sus principales objetivos. Ahora enfrascado en una campaña para regresar a la política, Sarkozy dijo en un discurso reciente que la inmigración "amenaza nuestro modo de vida".

Hollande elogió la zona europea porque se puede viajar sin pasaporte -- algo que el Frente Nacional quiere eliminar_, pero dijo que planea proponer ajustes para hacer el área de 26 países más segura.