California recibe fondos para alerta sobre sismos

California recibió fondos para empezar a instalar un sistema de advertencia temprana de terremotos en todo el estado el año próximo que dará tiempo suficiente a los trenes para frenar, a las empresas de gas a cerrar las líneas de suministro y al público para buscar protección debajo de una mesa hasta que cesen los temblores.

Los científicos habían tratado de suministrar el sistema al público en general pero los fondos no bastaban. Ahora se han asignado 5 millones de dólares como parte de un proyecto masivo de gastos aprobado por el Congreso, según una declaración conjunta de la senadora Dianne Feinstein y el representante Adam Schiff, ambos demócratas.

Feinstein aclaró que se trataba de un anticipo y agregó que se necesitan más fondos para completar el sistema.

El proyecto sirve para expandir un programa limitado desarrollado por el Instituto Tecnológico de California, la Universidad de California en Berkeley y la Universidad de Washington, conjuntamente con el Servicio Geológico de Estados Unidos.

California está retrasada en relación con Japón, México y otras regiones sísmicas en el desarrollo de un sistema público de alerta que otorga segundos de advertencia antes del sacudón.

Un sistema amplio a nivel estatal costaría unos 80 millones de dólares para los primeros cinco años de operación.

Los sistemas de advertencia inmediata no pueden pronosticar terremotos sino que están diseñados para detectar las primeras ondas expansivas, calcular su intensidad y alertar al público antes de que repercutan las ondas más lentas pero más dañinas. Resultan útiles durante las grandes conmociones cuando puede salvar vidas advirtiendo a la gente que está lejos.

Varios sismos moderados este año en el sur de California permitieron probar sistemas de advertencia. En San Francisco se obtuvieron ocho segundos de advertencia antes de un temblor de magnitud 6,0 cerca de Napa en agosto.