Aeromozo en escándalo de Korean Air: Me insultaron

Un aeromozo de Korean Air dijo que fue insultado y sometido a vergüenza pública por una alta ejecutiva de Korean Air, quien ordenó que fuese despedido y que el avión regresara a la puerta de abordaje por una disputa relacionada con la forma en la que le sirvieron nueces en su asiento de primera clase: en una bolsita en vez de un plato.

El empleado reveló que sus empleadores le pidieron después que mintiera sobre el incidente a los investigadores.

El revuelo de las nueces ha sacudido a Corea del Sur, donde el caso fue visto como un ejemplo de los abusos de la élite adinerada. Tanto la ahora ejecutiva --que renunció el martes en medio de una tormenta de críticas luego que ella provocó el retraso de un vuelo durante 20 minutos-- como su padre, el presidente de esa aerolínea surcoreana, han presentado disculpas públicas reiteradamente.

La ex ejecutiva Cho Hyun-ah, de 40 años, le ordenó al empleado que bajara del avión, para lo cual obligó al vuelo a que regresara a la puerta de abordaje del aeropuerto John F. Kennedy en Nueva York.

"Las personas que no han experimentado esto nunca entenderán ese sentimiento de ser insultado y avergonzado", dijo el azafato Park Chang-jin en una entrevista el viernes a la cadena de televisión KBS de Corea del Sur. Park fungía como el azafato sénior del vuelo ese día, confirmó Korean Air.

Después de ser amonestado verbalmente, él y sus colegas se arrodillaron ante Cho, reveló.

Dijo que Cho tomó el manual de vuelo para golpear varias veces a Park en el dorso de la mano.

Según Park, Cho le gritó a la tripulación que llamaran en ese mismo momento y que detuvieran el avión. "No dejaré que este plano se vaya", dijo la ejecutiva citada por Park.

El aeromozo explicó que en una situación así, no pudo atreverse a negarse a la "hija del dueño".

El empleado dijo a KBS que después de haber sido expulsado del avión, debió tomar un vuelo por separado para volver a Corea del Sur, para cuando el asunto ya empezaba a ser un escándalo. Dijo que entre cinco y seis funcionarios de Korean Air iban a su casa cada día para pedirle que mintiera a las autoridades sobre lo sucedido.

Park dijo que los funcionarios de la aerolínea le pidieron que dijera a los investigadores que Cho no lo agredió verbalmente y que él bajó del avión voluntariamente.

El avión de Korean Air hizo un vuelo de Nueva York a Incheon, en Corea del Sur. Según informes de los medios de comunicación surcoreanos, Cho se peleó con la tripulación en la zona de primera clase.

Otros dos hijos del magnate Cho Yang-ho también son ejecutivos de la aerolínea más grande de Corea del Sur.

El viernes, Cho lamentó la conducta de su hija y el hecho de no haberla criado mejor.

"Es mi culpa", dijo. "Como presidente y como padre, pido el perdón generoso de la gente".