Funcionario cubano: raperos son víctimas de USAID

Un alto funcionario del Ministerio de Cultura de Cuba dijo que los artistas y raperos que fueron contactados por contratistas de una entidad federal de Estados Unidos con el propósito de crear un movimiento juvenil que actuara en contra del gobierno de la isla, no sabían el trasfondo de esta operación encubierta y son "víctimas".

Los artistas, como lo reveló The Associated Press el jueves, fueron invitados a participar en varios proyectos, disfrazados de actividades culturales pero que, en realidad, tenían como propósito darles visibilidad y avivar a su fanaticada para que luego desafiaran al gobierno cubano.

"Hay alevosía en la manera de proceder de estas organizaciones", dijo brevemente el Viceministro de Cultura Fernando Rojas, primer funcionario cubano en referirse al proyecto financiado por la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) que atrajo a raperos principalmente, incluyendo a los populares "Los Aldeanos" liderados por Aldo Rodríguez.

Según Rojas, Aldo no sabía de las secretas intenciones de USAID y, por tanto, no ha "perdido hasta ahora ese apoyo" de la Asociación Hermanos Saíz, organización social cercana al gobierno que agrupa a jóvenes artistas cubanos, entre ellos a Los Aldeanos, y que les brinda apoyo para que toquen, desarrollen proyectos y realicen conciertos.

Documentos en poder de la AP demuestran que los artistas desconocían las intenciones de los promotores artísticos que les ocultaron sus vínculos con USAID.

Rojas dijo que Aldo "como todas las otras víctimas tienen que pensar" pues aunque no siempre se conozcan los detalles, la intención del gobierno estadounidense de realizar acciones en contra de la revolución cubana es pública.

"No se puede ser ingenuo, la posibilidad de ese tipo de actividad está latente y es una política del gobierno norteamericano", aclaró Rojas.

La operación clandestina fue concebida por uno de los grandes contratistas de USAID, Creative Associates International, con sede en Washington, a través de un equipo de promotores de música serbios.

"Sabíamos poco sobre el verdadero fin de esas personas, creo importante destacar esto porque hasta ahora no he necesitado de subvención para decir lo que pienso y no critico a quien lo haga que sus razones tendrá", dijo Aldo el jueves en Tampa, Estados Unidos donde reside.

"Yo no pertenezco a la derecha, tampoco a la izquierda, ni hablo por imperialistas ni comunistas de mierda", agregó en referencia a la letra de una canción que aseguró espera incluir en su próximo álbum.

El contratista, que tiene su sede en Washington, también concibió otros esfuerzos orientados a socavar el gobierno comunista de Cuba, incluyendo una red de mensajes de texto similar a Twitter, conocida como el ZunZuneo, y una operación que envió a jóvenes inexpertos como "turistas" a Cuba para que reclutaran a lo que llamaron una nueva generación de activistas.

Desde que se dio a conocer la investigación, medios oficialistas cubanos hicieron extensas reseñas en la prensa escrita y la televisión estatales.

"El escándalo destapado por las revelaciones de AP corrobora la alerta que hiciera recientemente el general de Ejército Raúl Castro... sobre los métodos de guerra no convencional", que Estados Unidos desarrolla en países que no son afines, indicó el periódico oficial Granma en su edición del viernes.

Al principio, la operación de infiltración del mundo del hip hop fue ejecutada por el serbio Rajko Bozic y se inspiró en una serie de conciertos protesta que hacían parte del movimiento estudiantil que ayudó a derrocar al ex presidente serbio Slobodan Milosevic en 2000.

Bozic maneja las relaciones públicas de un festival anual de música llamado EXIT, que se originó a iniciativa de esos jóvenes. Y cuando llegó a Cuba se centró rápidamente en Los Aldeanos, un grupo de hip-hop frustrado por la presión oficial y muy respetado por la juventud cubana por las letras de sus canciones, duras y directas.

Desde 2009 y a lo largo de dos años, los contratistas filmaron programas de televisión y crearon una red social para conectar a músicos y creadores de la isla. Los artistas fueron llevados a Europa para que se presentaran en conciertos y asistieran a talleres cuyo verdadero propósito era capacitarlos como activistas.

El programa terminó perjudicando a la activa comunidad hip hop de la isla, cuyas líricas populares criticaban abiertamente al gobierno de Cuba como pocos lo han hecho desde que Fidel Castro llegó al poder en enero de 1959.

"El pueblo marcha ciego, credibilidad no logras", decía una estrofa de una canción de Los Aldeanos. "Dile al capitán que este barco hace tiempo que zozobra".

Algunos de los artistas, que los contratistas de USAID trataron de promover, salieron del país o dejaron de presentarse por presión del gobierno cubano. Adicionalmente, uno de los festivales más populares de música independiente de la isla fue tomado por las autoridades luego que funcionarios descubrieran que había sido vinculado, sin su consentimiento, con USAID.

Los Aldeanos se mudaron al sur de la Florida tras quejarse de que el gobierno cubano les dificultaba trabajar en su propio país. Sus letras más recientes son menos radicales.

------------------

La corresponsal en Miami, Laura Wides-Muñoz contribuyó con este despacho desde Tampa.

------------------

Andrea Rodríguez está en Twitter en www.twitter.com/ARodriguezAP