Piden acción judicial contra diputado en Brasil

El organismo gubernamental que vela por los derechos humanos de Brasil solicitó el viernes a la procuraduría que demande penalmente a un legislador por afirmar que no violaría a una diputada sólo porque "no se lo merece".

El Consejo Nacional de Derechos Humanos, que opera bajo los auspicios del despacho de la presidenta Dilma Rousseff, dijo que solicitó al Ministerio Público que actúe judicialmente contra el diputado Jair Bolsonaro, del estado de Río de Janeiro, por las declaraciones que hizo esta semana en la tribuna legislativa y después ante una revista.

En declaraciones dirigidas a la diputada María do Rosario, que había sido presidenta del Consejo Nacional de Derechos Humanos, Bolsonaro dijo que ella lo había llamado "violador" durante un altercado previo, y que él afirmó después: "Yo sólo no la violaría a usted porque no se lo merece".

En un comunicado, el consejo informó que Ela Wiecko, funcionaria de la fiscalía general, se comprometió a adoptar en breve medidas contra Bolsonaro.

Los legisladores en Brasil tienen inmunidad parlamentaria, debido a lo cual están protegidos en su libertad de expresión, declaraciones y votos. Sin embargo, la inmunidad no beneficiaría a Bolsonaro porque posteriormente hizo afirmaciones similares en una entrevista con una revista noticiosa.

El Consejo Nacional de Derechos Humanos no facilitó detalles sobre los cargos que podría enfrentar Bolsonaro. Sin embargo, según un reporte de G1, portal en internet de la red televisiva brasileña Globo, podrían incluir "incitación a la discriminación o prejuicios con base en la raza, color, etnia, religión u origen nacional".

Esos cargos conllevan una pena máxima de tres años de cárcel y una multa, agregó.

Atila Roque, jefe de la representación de Amnistía Internacional en Brasil, dijo que Bolsonaro "rebasó la línea de lo aceptable".

"Este diputado particular ha sido desde hace tiempo un provocador, especialmente en los campos de los derechos sexuales, de las mujeres, de la población LGBT, de las personas que defienden otros valores. Ha dado pie reiteradamente a la violencia, la misoginia y el sexismo", declaró Roque.

"Es hora de que el Congreso diga 'basta': (Bolsonaro) ha ido más allá de la libertad de expresión que cualquiera en este país", apuntó.

Según un estudio que la autoridad investigadora difundió en marzo, unas 527.000 personas son violadas cada año en Brasil, aunque apenas el 10% de ellas lo denuncia ante la policía.