Francia quiere legalizar sedación terminal

El presidente de Francia quiere que los médicos mantengan a los pacientes terminales sedados hasta que se produzca la muerte, en medio de un debate nacional sobre la legalización de la eutanasia.

Francois Hollande no llegó a recomendar la inyección letal y evitó usar los términos eutanasia y suicidio con asistencia médica, que despiertan susceptibilidades en este país de mayoría católica.

En cambio, pidió el viernes que se apruebe una ley que dé a las personas "el derecho a la sedación profunda y continua hasta la muerte", por pedido del paciente y cuando su enfermedad o lesiones amenazan la vida en el corto plazo. Los médicos están divididos al respecto.

El debate sobre una ley que permita poner fin a la vida resurgió este año por el caso de Vincent Lambert, quien está en coma. Su esposa quiere que los médicos desconecten las máquinas que lo mantienen con vida, pero sus padres no. El caso está siendo oído por la Corte Europea de Derechos Humanos.