Hong Kong recupera tránsito al despejar protestas

El tránsito volvió a la normalidad el viernes en el distrito financiero de Hong Kong luego de que las autoridades desalojasen un campamento del movimiento en favor de una mayor democracia en el centro de la ciudad tras dos meses y medio de protesta.

Cientos de policías, algunos armados con motosierras y cizallas, desmantelaron metódicamente las barricadas el jueves, derribando toldos y retirando pancartas en una operación que duró todo el día para cerrar el sitio de la protesta que se extendía hasta el otro lado de una carretera normalmente muy transitada.

La policía dijo que 249 personas fueron detenidas por asociación ilícita y obstrucción a la labor de los agentes de la policía, con lo que el número total de los detenidos desde que el inicio del movimiento hace 75 días asciende a unos 900.

No hubo enfrentamientos violentos como los vistos en confrontaciones anteriores. Los manifestantes, liderados por estudiantes, ocupaban calles en el vecindario Admiralty y otras dos áreas desde el 28 de septiembre para protestar por las restricciones de Pekín sobre las primeras elecciones al máximo líder del enclave.

"Ahora es conveniente para todos, pero también lamento mucho que no podamos discutir con el gobierno", dijo Ngai Tsui-Kuen, un mensajero.

La campaña sin precedentes, que comenzó como protestas separadas dirigidas por grupos de estudiantes y activistas, comenzó en septiembre cuando la policía disparó decenas de rondas de gas lacrimógeno contra un grupo de manifestantes que protestaban por la detención prolongada de los principales líderes estudiantiles. El movimiento resultante paralizó el tráfico, polarizó a la opinión pública y, según activistas, marcó el inicio de una era de desobediencia civil en Hong Kong, el ordenado corazón financiero del sudeste asiático donde los residentes están cada vez más preocupados por el aumento de la influencia de la China continental.

Esto se suma también a los desafíos a los que se enfrenta el presidente chino, Xi Jinping, que ha tomado una línea dura contra la disidencia en otras regiones fronterizas.

El jueves, cientos de manifestantes atendieron a las advertencias de la policía para abandonar la zona de protesta y evitar ser arrestados, pero decenas permanecieron en la calle. Coreaban "Quiero una democracia real" y "Volveremos", pero no ofrecieron resistencia cuando fueron desalojados uno a uno, muchos levantados del suelo.

"Estoy muy triste porque parece que el todo el movimiento Occupy ha terminado", dijo el estudiante Mo Lau. "Pero creo que veremos más acciones si no se atienden nuestras demandas. En el corto plazo, creo que habrá muchas manifestaciones o protestas".

Entre los arrestados estaba el magnate de los medios prodemocracia Jimmy Lai, la cantante Denise Ho, el veterano activista en favor de la democracia Martin Lee y legisladores de la misma opinión como Albert Ho. Líderes de la Federación de Estudiantes de Hong Kong y Scholarism, dos grupos estudiantiles con papeles clave en la organización de las protestas, fueron llevados también a comisaría.

___

La periodista de la Associated Press Wendy Tang contribuyó a este despacho.