Gobierno pide a confederación indígena dejar sede

El gobierno del presidente Rafael Correa notificó el jueves a la mayor organización indígena del país, con la que ha mantenido frecuentes roces, que debe entregar la sede que el estado le otorgaba gratuitamente.

No hubo reacción inmediata de los dirigentes de la poderosa Confederación de Nacionalidades Indígenas, quienes participan en Lima en la conferencia climática convocada por las Naciones Unidas.

El ex presidente de la Confederación, Humberto Cholango, en declaraciones a la AP, dijo que "ojalá no sea una movida política de represalia, sino que sea un desliz de algún funcionario agencioso que intenta hacer las cosas de manera apresurada. Es lamentable que haya pasado esto".

Añadió que la sede, ubicada en Quito, "es un símbolo que representa mucho" para el movimiento indígena

La notificación de la entrega de sede, que la organización ocupaba desde 1991, está suscrita con fecha 11 de diciembre por Marco Cazco, coordinador general administrativo del ministerio de Inclusión Económica y Social. Otorga a la confederación un plazo de 15 días para dejar la casa, que el ministerio "entregó en comodato gratuito", a fin de destinarla a programas para jóvenes que superaron la adicción a las drogas.

Correa con frecuencia fustiga con dureza a los dirigentes de la organización indígena a quienes acusa de estar desligados de las esperanzas de sus dirigidos, mientras que la confederación mantiene una posición firme en contra de la minería a gran escala, la represión de las protestas sociales y a la explotación petrolera, entre otros.