Derrick Rose confía en alcanzar su mejor nivel

Derrick Rose tiene ese brillo en sus ojos, la misma incesante confianza que mostró al ganar el premio al jugador más valioso de la NBA, hace aparentemente una eternidad.

Ha recuperado su ritmo. El nivel de confianza va en ascenso. Rose se empieza a sentir como él mismo de nuevo.

"Todos ustedes se van a sorprender por la forma en que estoy jugando. Sólo denme unos minutos", dijo con una sonrisa traviesa. "Yo sé qué nivel voy a alcanzar. Sé qué tan bueno soy y tengo mucha confianza en mi destreza y en qué tan bien juego. Punto".

Rose mostró más destellos de su habilidad durante la victoria de Chicago por 105-80 sobre Brooklyn el miércoles. Anotó siete puntos consecutivos durante una impresionante racha en el segundo cuarto, concretando una jugada de tres puntos antes de entrar al área para una bandeja y de encestar con un pase del español Pau Gasol.

Rose terminó con 23 tantos, acertando ocho de 15 tiros de campo y cuatro de sus cinco tiros libres. También conectó tres de sus siete intentos de triples después de tener problemas en sus disparos de larga distancia en los dos juegos previos.

"Creo que lució más agresivo en general toda la noche", dijo el entrenador Tom Thibodeau, "y eso es para lo que lo necesitamos. El debe seguir haciéndolo. Pienso que mientras más agresivo sea, mejor, y mejor será para nuestro equipo".

Rose jugó además cerca de 24 minutos en su octava actuación consecutiva como titular. Afectado por lesiones en las últimas dos campañas, esta es su racha más larga desde que tuvo 11 aperturas seguidas por Chicago del 20 de febrero al 12 de marzo de 2012, de acuerdo con STATS.

"Me sentí bien. Me siento como si no hubiera tenido ese partido hoy", comentó Rose en el vestuario de Chicago tras la victoria, "y no es por faltarle el respeto al otro equipo. Simplemente me siento grandioso. Mi cuerpo se siente saludable. Mi mentalidad está bien, mi ánimo es bueno, sólo tratando de seguir adelante".

Esa ha sido la clave para Rose desde que se vio limitado a 39 juegos durante la temporada 2011-12 y se desgarró el ligamento anterior cruzado de su rodilla izquierda en el primer partido de los playoffs de 2012 ante los 76ers de Filadelfia. Se perdió la siguiente campaña completa, y luego sólo participó en 10 juegos del año pasado antes de una lesión de rodilla derecha que lo descartó por el resto de la temporada.

El base de 26 años sufrió una torcedura de tobillo izquierdo en el primer juego en casa de los Bulls frente a Cleveland, y luego se perdió cuatro de los siguientes cinco encuentros. Se lesionó el tendón de la corva izquierda durante una victoria de 100-93 en Toronto el 13 de noviembre y luego no vio acción en otros cuatro duelos antes de iniciar su racha de partidos consecutivos como titular.

Incluso después de todo ese tiempo en la banca, Rose sigue siendo una pieza clave para el éxito de Chicago. Los Bulls (13-8) tienen foja de 4-1 este año en partidos en los que el base aporta 20 puntos o más.