Familiares satisfechos, gobierno estudia sentencia

Familiares de los desaparecidos hace 29 años durante la retoma del Palacio de Justicia expresaron el jueves su satisfacción por la sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos que encontró responsable al Estado colombiano de la desaparición de 10 personas y de la ejecución extrajudicial de otra.

La noticia del fallo de la CorteIDH "es una sensación muy difícil de explicar: son 29 años esperando justicia y sentí nostalgia porque por fin se logró lo que se estaba esperando", aseguró en entrevista telefónica con The Associated Press Alexandra Rodríguez, hija de Carlos Rodríguez, uno de los desaparecidos del Palacio de Justicia durante el asalto guerrillero del 6 y 7 de noviembre de 1985.

Para Rodríguez, de 29 años y próxima a convertirse en abogada, la decisión conocida el miércoles es el reconocimiento de un organismo internacional que sí hubo desaparecidos tras la retoma de la sede judicial.

El gobierno colombiano comentó a través del Ministerio del Interior en un comunicado que recién fue notificado de la sentencia y que la "estudiará detalladamente...para establecer cuáles son las implicaciones de la misma y determinar su verdadero alcance".

Una partida de unos siete millones de dólares será dispuesta por el gobierno para la indemnización de las víctimas, según indicó Juan Fernando Cristo, ministro del Interior.

La Corte ordenó, entre otras disposiciones, resarcir económicamente a los familiares en dólares, publicar el contenido de la sentencia en medios de comunicación para que tenga difusión, continuar la investigación judicial para que los responsables sean llevados ante la justicia y brindar apoyo psicológico a los familiares y a quienes sufrieron daños durante la retoma del Palacio.

El 6 de noviembre de 1985, la actualmente pacificada guerrilla Movimiento 19 de Abril o M-19 asaltó la sede del Palacio de Justicia, en el centro de Bogotá, y demandó hacer un juicio público al entonces presidente Belisario Betancur (1982-1986).

Sin embargo, el gobierno ordenó la retoma del Palacio y a lo largo de casi dos días de enfrentamientos armados murieron más de un centenar de personas, entre ellos 11 de los 24 magistrados de la Corte Suprema.

Hoy, a punto de llegar al trigésimo aniversario de la desaparición de su padre, Alexandra Rodríguez dice que no guarda rencor con el ejército, pero considera que las personas que actúan mal en el interior de esa institución armada "deben ser castigadas", en alusión tácita a los militares que según la justicia colombiana participaron en las desapariciones. Por los exrebeldes del M-19 tampoco abriga odio.

A la fecha, dos militares de alto rango --el general Jesús Armando Arias Cabrales y el coronel Alfonso Plazas-- han sido condenados por los hechos del Palacio de Justicia.

En tanto, Pilar Navarrete, esposa del desaparecido Héctor Jaime Beltrán, observó vía telefónica que la sentencia de la CorteIDH deja en claro que aunque tarde se hizo justicia. "El M-19 nos ha pedido perdón a nosotros los familiares (de los desaparecidos), mientras que el Estado y el ejército nunca lo han hecho".

Para Navarrete, los organismos oficiales que tuvieron que ver con las desapariciones "no han tenido la decencia de pedir perdón". Ahora --agregó-- tras el fallo de la CorteIDH "tendrán que pedir un perdón que no les nace".

La toma del Palacio y la respuesta de los militares dieron paso a una madeja judicial: procesos penales se abrieron y cerraron por decisión de diferentes tribunales hasta que la Fiscalía comenzó en 2005 a investigar nuevamente el caso desde cero.