Estadounidenses agobiados por deudas médicas

Casi el 20% de los consumidores estadounidenses --42,9 millones de personas-- están en mora con sus pagos médicos de acuerdo con un informe de la Oficina de Protección Financiera del Consumidor (CFPB por sus siglas en inglés) conocido el jueves.

Las conclusiones sugieren que muchos están atrapados en las deudas porque los avisos de los hospitales y las compañías de seguros acerca de los costos del tratamiento son confusos. La consecuencia de ello es que millones de personas se sorprenden al descubrir que tienen una mala calificación crediticia, lo cual dificulta obtener un préstamo para comprar vivienda o automóvil.

"Cuando la gente se enferma y recibe cuentas inesperadas del hospital, con frecuencia se encuentra en un laberinto financiero", dice el director de la oficina, Richard Cordray, el jueves en un discurso previsto para las próximas horas en Oklahoma City.

Una persona en mora con su médico debe en promedio 1.766 dólares. Cuando se suman otras fuentes de deuda -- como la tarjeta de crédito o impuestos atrasados-- la mora es en promedio de 5.638 dólares. Más de la mitad de las deudas en las calificaciones de crédito derivan de gastos médicos.

El informe de la agencia reguladora federal indica que este problema es evitable en gran medida. La mitad de los consumidores que solo tienen deudas médicas no muestran otras señales de problemas financieros. Pero las quejas a la oficina indican que los consumidores por lo general están confundidos por las cuentas médicas. Las facturas de las compañías de seguros y los hospitales no indican con claridad cuánto deben, el plazo de pago y a quién pagar.

La confusión suele generar disputas acerca de las deudas en mora. Por ello la CFPB anunciará que las agencias de calificación crediticia del consumidor deberán informar periódicamente sobre la manera como investigan y responden a las disputas sobre cobros.

Las cuentas médicas impagas repercuten negativamente sobre la calificación crediticia, que sirve para determinar el monto de un préstamo o la tasa de interés para un crédito hipotecario o de automóvil.