Afganistán: 1 alemán, 6 soldados mueren en ataques

Un ciudadano alemán murió el jueves en un ataque suicida a una escuela operada por franceses durante una representación escolar, y el Talibán se atribuyó el ataque aduciendo que el acto era inmoral.

Fue el primer ataque a un blanco extranjero en la capital afgana después de más de un mes .

Poco antes, el mismo día, el Talibán se adjudicó otro ataque a un minibús militar en el que murieron seis soldados afganos y diez resultaron heridos, dijo Farid Afzali, director de investigaciones penales en la policía de Kabul. Dijo que entre los heridos había niños.

El ministro interino del interior, Mohamad Ayub Salangi, dijo que la víctima mortal del ataque a la escuela era alemana. El jefe de policía, general Abdul Rahman Rahimi, confirmó que se trataba de un hombre, aunque no dio su nombre.

Un vocero del ministerio de relaciones exteriores de Alemania dijo que la embajada en Kabul estaba en contacto con las autoridades afganas pero que no tenía otros detalles. Habló con la condición del anonimato en cumplimiento de reglas de su dependencia.

Alemania planea aportar hasta 850 soldados a la misión de instrucción y asesoramiento en Afganistán a partir de enero, que reemplazará a los efectivos de la alianza cuando estos se retiren.

El segundo ataque del jueves ocurrió en el auditorio del Centro Cultural Francés, que está en instalaciones de la escuela secundaria Estiqlal, también conocida como Liceo Estaqlal, operada bajo contrato por el gobierno francés.

Salangi dijo que diez afganos resultaron heridos, incluso periodistas que cubrían el acto. Agregó que el atacante, que llevaba explosivos escondidos entre sus vestimentas, debía tener unos 16 años.

El presidente francés Francois Hollande condenó el "ataque odioso" y manifestó la solidaridad de Francia a las víctimas y sus familiares. "Al atacar este blanco, los terroristas atacan la cultura y la creatividad", afirmó.

El canciller francés Laurent Fabius dijo que no hubo ciudadanos franceses heridos y exhortó a extremar recursos "para identificar a los autores de este hecho bárbaro y llevarlos ante la justicia".

En el momento del ataque, el centro representaba una obra musical titulada "Latido del corazón: silencio tras la explosión", escrita e interpretada por la Compañía Teatral Azdar, local. Entre los heridos estaba Naser Sarmast, un renombrado músico y director del Instituto de Músicos de Afganistán, dijo el vocero del ministerio de educación Kabir Haqmal.

El Talibán dijo que la obra era inmoral y que todas las reuniones civiles podían ser blanco de sus ataques.