Crece misterio de origen del agua terrestre

El misterio sobre el origen del agua en la Tierra se volvió más turbio el miércoles cuando los astrónomos acabaron por excluir a uno de los sospechosos principales: los cometas.

Durante los últimos meses, la sonda Rosetta de la Agencia Espacial Europea estudió cuidadosamente el tipo de cometa que, de acuerdo con algunas hipótesis, pudo haber traído agua a nuestro planeta hace 4.000 millones de años. Encontró agua, pero no del tipo que buscaba.

Era demasiado pesada. Uno de los primeros estudios científicos de la misión Rosetta halló que el agua del cometa contiene deuterio, un isótopo del hidrógeno, en mayor cantidad que el agua terrestre.

"La pregunta es quién trajo el agua: ¿fueron los cometas u otra cosa?", se preguntó Kathrin Altwegg de la Universidad de Berna, Suiza, autora principal de un estudio publicado en la revista Science.

Fue otra cosa, probablemente asteroides, dijo Altwegg. Pero otros disienten.

Muchos científicos creen que la Tierra tenía agua cuando se formó, pero se evaporó con el calor, de manera que el agua actual del planeta tuvo que venir de una fuente externa.

Las conclusiones de la misión Rosetta al cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko vuelven más complejo no solo el problema del origen del agua terrestre sino también nuestro conocimiento de los cometas.

Hasta el presente los científicos clasificaban los cometas en dos tipos: cercanos y lejanos. Los cercanos, llamados también la familia jupiteriana, provenían del Cinturón de Kuiper más allá de Neptuno y Plutón. Los lejanos vienen de la Nube de Oort, mucho más lejana.

En 1986, una nave espacial se acercó a 650 kilómetros (400 millas) del cometa Halley, de los de la Nube de Oort, y analizó su agua, que resultó ser más pesada que la terrestre. Pero hace tres años los científicos examinaron el agua en un cometa del Cinturón de Kuiper, el Hartley 2, y coincidía perfectamente con la terrestre. Así la teoría del cometa regresó con más fuerza que nunca, dijo Altwegg.

El cometa visitado por Rosetta es el Cinturón de Kuiper, pero su agua es aún más pesada que la de Halley, dijo la astrónoma. Por lo tanto, los cometas de ese origen no son tan uniformes como se pensaba, y el problema del agua terrestre vuelve a complicarse.

Michael A'Hearn, un astrónomo de la Universidad de Maryland que no participó de la investigación, dijo que los resultados, aunque notables, no excluyen del todo a los cometas, ya que los hay de otros tipos en el Cinturón de Kuiper.

Pero el director del programa de la NASA para objetos cercanos a la Tierra, Donald Yeomans, sostuvo que el estudio prácticamente elimina a los cometas.

Si bien los asteroides probablemente tenían más agua hace 4.000 millones de años que ahora, otra posibilidad es que la Tierra conservó parte de su agua original en la corteza o en los hielos polares, dijo Altwegg.

___

Internet:

Science: http://www.sciencemag.org

Rosetta: http://rosetta.esa.int

___

Seth Borenstein está en Twitter como http://twitter.com/borenbears