Inmigrantes piden apoyo a senador Rubio

Niños con padres encarcelados, jóvenes soñadores que han conseguido un permiso de trabajo, mujeres que permanecen ilegalmente en el país y no podrán beneficiarse con una serie de medidas administrativas anunciadas por el presidente Barack Obama, inmigrantes que sí esperan cambiar pronto su estatus legal manifestaron juntos el miércoles para pedirle a gritos al senador republicano Marco Rubio que apoye a la comunidad latina e impulse una reforma integral que ampare a los 11 millones de personas que se encuentran en el país sin permiso.

"Estamos aquí para darle un mensaje claro a Marco Rubio para que no esté al lado de los extremistas de su partido y nos apoye a los inmigrantes ... queremos la reforma ahora, queremos justicia ahora", manifestó Catalina Santiago, una joven soñadora de 17 años parada frente a las oficinas de Rubio junto a una treintena de inmigrantes.

Aunque Santiago se benefició hace dos años con la primera medida administrativa de Obama de inmigración, sus padres permanecen ilegalmente y no califican para la más reciente acción del presidente.

Rubio estaba en Washington el miércoles.

La protesta, que incluyó la entrega de tarjetas de Navidad pidiéndole a Rubio que "no separe familias", tuvo lugar a menos de un mes de que Obama anunció un paquete de medidas ejecutivas que podrían frenar la deportación de unos cuatro millones de inmigrantes, quienes podrán obtener un permiso de trabajo por dos años si logran demostrar su permanencia en Estados Unidos durante cinco años, la existencia de hijos estadounidenses o residentes permanentes y si se someten a una revisión de antecedentes delictivos.

Otras 300.000 personas podrían beneficiarse con la ampliación del programa de suspensión temporal de deportaciones anunciado por Obama en 2012 para inmigrantes que fueron traídos de niños a Estados Unidos. Gran parte de los republicanos, que en los últimos dos años se han resistido a aprobar una reforma migratoria integral, criticó las medidas de Obama.

Una coalición de una veintena de estados presentó una demanda para que los tribunales bloqueen las medidas, al considerar que "atropellan" fracciones clave de la constitución nacional. Los legisladores republicanos de la Cámara de Representantes, además, aprobaron una resolución simbólica que declara "nulas e inválidas" las acciones de Obama.

Rubio, que apoyó un proyecto de ley bipartidista de inmigración aprobado por el Senado en 2013 pero luego tuvo posiciones ambiguas, dijo que el Congreso debería dar marcha atrás con las medidas de Obama, y exhortó a los republicanos a solicitar una votación a principios de 2015 en torno a una estricta ley de aplicación de normas migratorias. Afirmó que primero se debe "controlar la inmigración ilegal. Luego modernizaremos el sistema legal y entonces lidiamos con las personas que están aquí ilegalmente de manera razonable pero responsable".

"Le reclamamos que no esté en contra de la medida ejecutiva y que trabaje junto a su partido para que impulse una reforma migratoria integral", manifestó Rosana Araújo, una maestra de arte de 46 años, que llegó de Uruguay en el 2002 junto a un hijo de un año y su esposo y no forma parte de los millones de inmigrantes que permanecen ilegalmente en el país y no podrán beneficiarse con una serie de medidas administrativas.

------

Gisela Salomón está en Twitter como https://twitter.com/giselasalomon