Buscan cargos contra 13 personas en caso Petrobrás

La policía federal de Brasil pidió a fiscales presentar cargos contra 13 personas sospechosas de estar involucradas en el escándalo de corrupción en la compañía petrolera estatal Petrobrás.

Doce de los sospechosos son ejecutivos de compañías de construcción y el otro es un cabildero.

La policía dijo el miércoles que ha compilado suficiente evidencia para acusar a los 13 de lavado de dinero, fraude y "corrupción activa".

La fiscalía federal decidirá si presenta cargos.

Las autoridades dicen que funcionarios de Petrobrás operaron un esquema de sobornos en contratos por miles de millones de dólares, con dinero canalizado eventualmente al gobernante Partido de los Trabajadores y otros partidos importantes para campañas políticas.

Las acusaciones se centran en lo que la policía ha escuchado de Alberto Youssef, convicto de transacciones monetarias en el mercado negro, quien dijo que él lavó centenares de millones de dólares en el esquema y que el partido de gobierno se benefició de ello.

Youssef, que ha estado proveyendo información a la policía federal a cambio de una sentencia menos severa, dijo recientemente que la presidenta Dilma Rousseff y el expresidente Luiz Inacio Lula da Silva sabían de los sobornos, aunque no ha ofrecido pruebas. Ambos niegan las acusaciones.

Petrobrás es la mayor empresa de Brasil y está a cargo de la exploración y explotación de grandes reservas marinas y generar ingresos que el gobierno espera impulsen el país al status de nación industrializada.

En tanto, un comité congresional conjunto que investiga a Petrobrás va a publicar su reporte final el miércoles.

De acuerdo con el portal de la Cámara de Diputados, el panel investiga además la compra por Petrobrás de Pasadena Refining System en 2006.

Petrobrás le pagó a la empresa belga Astra Oil 360 millones ese año por una participación de 50% en la refinería. Un año más tarde, Astra implementó una opción que requería que Petrobrás comprase el otro 50%. Petrobrás se negó, pero perdió el caso en arbitraje en Estados Unidos en el 2012 y tuvo que pagar 820,5 millones de dólares por el otro 50%, incluyendo intereses y costos legales.

Al final, Petrobrás pagó 1.180 millones de dólares por una refinería que le costó a Astra 42,5 millones en el 2005.