Congreso flexibiliza norma de alimentación escolar

Los legisladores republicanos no lograron, como pretendían, eliminar las normas para una alimentación saludable en las escuelas que había promovido la primera dama Michelle Obama, pero consiguieron flexibilizar las normas que requieren más granos integrales en los almuerzos escolares.

El proyecto en la Cámara de Representantes elimina las reglas para reducir la sal en las comidas escolares que debían entrar en vigencia en 2017.

Algunos directores de nutrición en las escuelas reclamaron una flexibilización de las normas, que han sido aplicadas paulatinamente desde 2012, por considerar que son costosas y restrictivas. A algunos niños no les gustan las nuevas comidas. Los republicanos en la Cámara de Representantes han dicho las normas que son exageradas y las han combatido.

Cuando se intensificó el debate a mediados de año, Michelle Obama dijo que lucharía "hasta el fin" para asegurarse de que los niños reciban una nutrición saludable en las escuelas. La Casa Blanca no comentó inmediatamente sobre las restricciones de los republicanos incluidas en el proyecto de gastos.

Muchas escuelas se quejaron de que la exigencia de los granos integrales constituye un desafío, especialmente para preparar pastas, bizcochos y tortillas. Las empresas de alimentos no tienen muchas opciones con los granos integrales, y la preparación puede ser más difícil.

El proyecto de gastos, que se supone se convertirá en ley antes de fin de año, permitiría a las escuelas que pueden demostrar que tienen dificultades para hallar y adquirir productos de granos integrales, sean exceptuadas de las normas del 2014. Estas escuelas deberían cumplir de todos modos las normas anteriores que exigen que la mitad de los productos de granos sean mayormente con granos integrales.

La redacción final es un compromiso entre el intento de la Cámara de Representantes, dominada por los republicanos, de que las escuelas sean exceptuadas de cumplir con las normas de alimentos saludables durante un año, y la disposición del Senado, todavía dominado por los demócratas, que pidió mayor estudio sobre la cuestión de los granos integrales.