Maduro pide respeto y repudia acciones de EEUU

El presidente venezolano Nicolás Maduro repudió el martes la aprobación en el Senado de Estados Unidos de un proyecto de ley que busca suspender visas y congelar activos en territorio estadounidense pertenecientes a funcionarios venezolanos acusados violar derechos humanos durante las protestas callejeras que sacudieron al país sudamericano a comienzos de año.

"Desesperados como están, quieren retar a Venezuela, con sanciones y amenazas. Creo que si se impone, presidente (Barack) Obama, la locura de la vía de las sanciones, va a salir muy mal parado. Presidente Obama, recupere el equilibrio con Venezuela porque la revolución bolivariana del comandante (Hugo) Chávez no se deja atemorizar por amenazas de sanciones", dijo Maduro en un mensaje transmitido a la nación por radio y televisión.

El Senado estadounidense adoptó la iniciativa después que Maduro anunciara el sábado públicamente que estudiaba las relaciones con Washington debido a informes de que tendría de una supuesta injerencia de la embajada estadounidense en Venezuela.

Maduro dijo el fin de semana que tomaría medidas para combatir lo que considera como intentos de desestabilizar su gobierno.

El gobernante pidió a Washington que cesen las "agresiones, intervencionismos, ya basta de tanto abuso, he tenido mucha paciencia como jefe de Estado... me he armado de paciencia y hemos hecho todo lo que se puede hacer y más para que en Washington, los factores de poder del imperio, sepan que están derrotados aquí y que lo único que aspiramos son relaciones de respeto y paz", agregó.

La Cámara de Representantes debe aprobar el proyecto del Senado antes de que el jueves culmine el actual periodo de sesiones para entonces enviarla al presidente Obama.

Si la cámara baja no logra adoptar la nueva versión esta semana, el nuevo Congreso que se instalará en enero deberá comenzar el proceso en ambas cámaras.

"Exigimos respeto y luchamos por ese respeto", insistió Maduro.

La iniciativa de ley fue adoptada en el Senado por unanimidad apenas 48 horas después de la derrota electoral que sufriera en segunda vuelta la demócrata por Luisiana Mary Landrieu, quien había presentado objeciones en agosto alegando su temor de que las sanciones pudieran provocar despidos en una planta que la petrolera de propiedad venezolana Citgo posee en Luisiana.

La Cámara de Representantes aprobó en mayo una medida similar. Su autora, la republicana por Florida, Ileana Ros-Lehtinen, expresó el lunes su beneplácito por la aprobación del Senado y fustigó al gobierno de Maduro porque "sólo ha demostrado interés en su autopreservación, destruyendo los principios democráticos y socavando las libertades fundamentales de los venezolanos".

El Departamento de Estado suspendió en julio las visas a 24 funcionarios venezolanos acusados de violar derechos humanos durante las protestas que dejaron 43 muertos.

The Associated Press consultó el lunes a la Casa Blanca si el presidente Obama piensa promulgar la ley, sin recibir respuesta de inmediato.

El gobierno estadounidense se pronunció el mes pasado por primera vez a favor de aplicar sanciones adicionales a funcionarios venezolanos, alegando que el diálogo entre el gobierno de Maduro y la oposición no ha rendido frutos.

Estados Unidos aseguró el lunes que su embajada en Caracas opera apegada a convenios internacionales.

Las relaciones entre Venezuela y Estados Unidos pasan por uno de sus puntos más bajos y ambos países están sin embajadores desde 2010, cuando el gobierno del entonces presidente Chávez rechazó la designación de Larry Palmer como jefe de la misión diplomática estadounidense en Caracas por unas declaraciones que hizo en el Senado sobre Venezuela.