Fondo Verde pasa los 10.000 millones de dólares

Australia y Bélgica anunciaron el miércoles aportes que suman 250 millones de dólares al Fondo Verde del Clima, con lo cual el capital para ayudar a países pobres a adecuarse a nuevos acuerdos sobre cambio climático ha pasado los 10.000 millones de dólares.

Esa marca es importante, ya que forzará a Estados Unidos y Japón a desembolsar sus ofertas de 3.000 millones y 1.500 millones de dólares, respectivamente. Estados Unidos dijo que haría el desembolso cuando su contribución representara menos del 30% del dinero comprometido.

El anuncio sobre la contribución australiana de 200 millones de dólares y Bélgica 50 millones fue hecho por el ministro del ambiente peruano Manuel Pulgar Vidal, presidente de la conferencia de las partes de las Naciones Unidas sobre cambio climático (COP20) que está en marcha en Lima.

"Esta es una contribución importante", dijo al concluir la primera sesión ministerial. "Nos permite contar con un mecanismo fuerte para la ejecución de la convención".

Con ambas contribuciones, el fondo --con sede en Corea del Sur-- ha llegado a 10.200 millones de dólares. Estados Unidos y Japón anunciaron sus aportes en noviembre.

La COP de Lima terminará así con una base firme para llegar en 2020 a 100.000 millones de dólares.

Pero, para el presidente boliviano Evo Morales, orador en la jornada de la COP20, el dinero no resolvía todo en las lucha contra el calentamiento global, sino también el "trato justo" para los países pobres y el respeto a la Madre Tierra.

El fondo, creado en 2011, tiene el propósito de servir como mecanismo financiero de las COPs como ayuda a los países en desarrollo en la implementación de los esfuerzos globales para combatir el cambio climático.

Naciones Unidas había calculado inicialmente que esos esfuerzos requerirían unos 100.000 millones de dólares tan sólo en los países pobres, pero posteriormente dijo que la suma podría ser el doble o más.