Incautan fincas de las FARC

Una finca del extinto jefe de las Fuerzas Armadas Revolucionarios de Colombia, Manuel Marulanda Vélez, alias 'Tirofijo', figura entre los bienes decomisados a la organización guerrillera, informó el martes un director de la fiscalía.

Después de dos años de trabajo de los servicios de inteligencia la Fiscalía y la policía colombiana, localizaron siete fincas propiedad de las FARC que suman 8.655 hectáreas y valorado en unos diez mil millones de pesos (unos 5 millones de dólares aproximadamente), en el departamento del Caquetá al sur del país.

Héctor Moreno, director de justicia transicional de la fiscalía, confirmó que entre los bienes incautados a distintos guerrilleros está la finca de 'Tirofijo', de 90 hectáreas, muy cerca de San Vicente del Caguan. Dijo que la incautación de estas 8.655 hectáreas forma parte de una segunda fase en el decomiso de bienes de las FARC.

"La primera fase fue a la finca Caquetania en la que se recuperaron más de 1.500 hectáreas. Este operativo es muy importante porque las fincas decomisadas están ubicadas en el corredor de movilidad y estratégicos del bloque sur, oriental y frente 62 que operan en la zona del Caquetá", explicó Moreno.

Los bienes recuperados por las autoridades pasarán a formar parte del fondo de reparación a las víctimas que dedica los recursos incautados a la guerrilla a apoyar a los afectados por el conflicto armado.

Hace dos años el presidente Juan Manuel Santos reveló que el extinto líder rebelde, era propietario de más de 50 fincas en dos departamentos del centro y del noreste del país.

Manuel Marulanda, fundador de las FARC en 1964 poseía 57 fincas en Cundinamarca y Norte de Santander, valoradas en unos 5,2 millones de dólares y que les habrían sido arrebatadas ilegalmente por la guerrilla a campesinos, según denunció el presidente Santos.

En Colombia, un país de 114 millones de hectáreas de tierra, al menos dos millones fueron arrebatadas a los campesinos por los distintos grupos armados ilegales que operan en el país. Cuatro millones de hectáreas más fueron abandonadas por los pobladores cuando huyeron del conflicto.