Protesta contra despenalizar el aborto terapéutico

Cientos de personas convocadas por la iglesia católica se manifestaron el martes frente al Congreso dominicano en rechazo a la propuesta presidencial para despenalizar el aborto cuando el embarazo ponga en riesgo la vida de la mujer o sea el resultado de una violación.

"Hacemos esta marcha en orden para que se reflexione, se recapacite", dijo a The Associated Press Víctor Masalles, arzobispo auxiliar de Santo Domingo, durante la manifestación en la que los asistentes oraron y corearon cantos religiosos bajo el intenso sol de Santo Domingo.

Con pancartas en la que se leía "Déjalo nacer" y "El aborto es terrorismo" y con fotos que muestran fetos ensangrentados, los manifestantes pidieron a los legisladores ratificar la reforma del Código Penal aprobada en noviembre, con incrementos a las penas para las mujeres que aborten y para los médicos que participen en la interrupción del embarazo.

El aborto está prohibido en la constitución y en el código penal vigente. La reforma al código aprobada en noviembre establece aumentar de cinco a 10 años las condenas mínimas por el aborto, aunque despenaliza los casos cuando se presenta un "estado de necesidad".

El presidente Danilo Medina vetó el 28 de noviembre el proyecto y pidió a los legisladores modificarlo a fin de detallar con precisión los casos que quedarían despenalizados. El gobernante también sugirió eliminar las penas al aborto cuando el embarazo ponga en riesgo la vida de la mujer, cuando haya sido fruto de una violación o el feto tenga malformaciones incompatibles con la vida.

Aprobar la propuesta de Medina "sería un desastre, mancharía de sangre nuestra bandera" dominicana, que tiene una cruz y una biblia en el centro, dijo la novicia Carolina Rosario, de la congregación Hermanas de la Caridad del Padre Sancha".

El sacerdote Manuel Núñez, director de la oficina de enlace entre la Presidencia y la Conferencia del Episcopado, afirmó que los fetos "que vienen paralíticos tienen derecho a vivir, son personas. ¿Hay que matarlos? ¿Quiere decir que vamos a volver al pasado, al atraso, donde sólo los fuertes tenían derecho a vivir?".

Núñez y Masalles encabezaron una comisión de sacerdotes que se entrevistó con el presidente de la Cámara de Diputados, Abel Martínez, y otros legisladores para pedirles que rechacen la propuesta presidencial.

Ramón Rogelio Genao, vocero de la bancada del Partido Reformista Social Cristiano, aliado del gobierno, consideró que la propuesta de Medina no puede ser aprobada por el Congreso porque es contraria a la Constitución, que garantiza del derecho a la vida desde la concepción.

Los legisladores se encuentran divididos sobre la propuesta presidencial y luego de que ya debatieron el proyecto durante 17 años antes de su aprobación en noviembre, la pieza puede permanecer otro año en discusión.